La Senadora Eva Galaz busca ampliar oportunidades laborales para personas con baja visión

0
161

· Actualmente, solo se otorga un beneficio en relación con quien emplee a “invidentes”.

· En México hay más de 2 millones de personas con deficiencias visuales graves.

Ciudad de México a 04 de Septiembre de 2019.- La senadora de Morena, Eva Galaz Caletti, presentó ante el Pleno una iniciativa para incorporar un estímulo fiscal al patrón que contrate a personas con discapacidad visual o baja visión que no mejore con aparatos, medicinas o cirugía, con el fin de avanzar en los esfuerzos para que vivan con dignidad.

La propuesta, que se hace bajo el fundamento de que todas las personas tienen derecho al trabajo, busca reformar el artículo 186 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, para incorporar a favor del patrón la reducción al 100 por ciento del ISR de estos trabajadores, siempre que se cumpla con la obligación contenida en el artículo 12 de la Ley del Seguro Social, y obtenga del Instituto Mexicano del Seguro Social el certificado de discapacidad del trabajador.

Aunque hay avances en ese sentido, consideró la legisladora, con la Ley General para la inclusión de las personas con discapacidad, o la deducción del impuesto sobre la renta a los patrones que contraten a personas discapacitadas, esto no ha sido suficiente.

La Ley solo incorpora en el estímulo a quienes contraten “invidentes” pero no contempla a “débiles visuales” o con “visión baja”, manifestó la senadora de Morena.

En México, según datos del Atlas de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera, hay 2 millones 237 mil 626 personas con deficiencias visuales graves y moderadas, y más de 415 mil 800 con ceguera total.

Las deficiencias graves y moderadas incluyen a las llamadas “enfermedades raras” que, aunque se presentan sólo en 1 de cada dos mil personas, hacen que en México existan al menos 129 mil personas con este tipo de trastornos.

Eva Galaz explicó que la baja visión, médicamente, se presenta cuando un paciente tiene un deterioro visual irreversible, bilateral, con afectación del centro o la periferia de su campo visual, pero que aún cuenta con un remanente visual que puede ser cuantificado.

Con visión baja, indicó, la persona aún es capaz de deambular de manera independiente y de realizar lectura con aditamentos ópticos y reincorporarse a actividades sociales con entrenamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here