La Ley de la voluntad popular

0
2572

POR: Fernando Rangel de León 

La Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos, que ordena que ningún servidor público Federal puede tener un sueldo superior al del Presidente de la República, que es de
108 mil pesos mensuales, fue aprobada por la mayoría de los nuevos senadores y diputados Federales, de MORENA, y entró en vigor el pasado 6 de noviembre, recogió el sentir y la indignación de casi la totalidad de la población de México, de que no es ni humano ni justo que mientras el salario mínimo para los millones de trabajadores es de $88.36 diarios, el sueldo de un Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación SCJN, es de alrededor de 700 mil pesos mensuales, o sea, 23 mil 333 pesos diarios; que no los ganaba ni Obama; y la cual está integrada por 11 ministros; por lo que dan un total de 7 millones 700 mil pesos mensuales.

Ese sentir e indignación del pueblo mexicano, expresados en las urnas el pasado 1 de
julio, en que eligió a esos senadores y diputados federales, es su voluntad popular contenida en dicha ley que fija topes máximos a los sueldos de los servidores públicos; que ya están acatando los poderes Ejecutivo y Legislativo; pero no el Judicial, que se resiste a respetarlos; utilizando para ello tecnicismos jurídicos, sofismas (razonamientos falsos con
apariencias de verdaderos) legales, y argucias de leguleyos o tinterillos o “huizacheros”
(a cuyo nivel están descendiendo los ministros de la SCJN, al defender sus sueldos como
dijo José López Portillo, “como un perro”); y quienes después de haber redactado ellos
mismos una acción de inconstitucionalidad, y se la dieron a firmar a senadores y diputados
de oposición, que la están haciendo de “paleros”; hicieron suspender la entrada en vigor
para ellos de dicha ley.

No es al Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, y al Poder Legislativo Federal, a quienes perjudican los que se oponen a los topes máximos salariales, sino es al pueblo mismo, a quien se le priva de obras y servicios públicos que se le pueden brindar con todos los cientos de millones de pesos que anualmente ganan los Ministros, Magistrados y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, en el país.

Es difícil que esta batalla por los topes máximos salariales, la gane el pueblo; pues desafortunadamente quienes van a decidir si es o no inconstitucional que a los del poder
judicial federal, también se les aplique, son los mismos ministros de la SCNJ, que ven
amenazados sus injustos privilegios.

En esta acción de inconstitucionalidad contra los topes máximos salariales a los funcionarios judiciales federales, la SCJN, es “juez y parte”.

Pero la guerra la ganará el pueblo como siempre; juzgando a la SCJN, como su enemigo;
y al PAN, PRI y Movimiento Ciudadano MC, les volverá a negar su voto, como el pasado 1 de julio; por traicionarlo una y otra vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here