Ilusiones

0
2285

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

ESTUPENDA. La idea de un candidato a la presidencia de la República Mexicana ha causado euforia entre la plebe. Esta propuesta consiste en cobrar impuestos a empresas extranjeras que evaden el pago. Al hacerlo, Hacienda recaudaría de miles de millones de pesos. También sorprende el planteamiento de cobrar gravámenes a empresarios nacionales que inexplicablemente, no cubren sus cargas fiscales o pagan una cantidad irrisoria. Además, expone otro proyecto el cual causa júbilo entre la plebe y hasta exultación: bajar los salarios de los servidores públicos. Al reducir el enorme gasto gubernamental (explica), se tendría capacidad económica para hacer mucho en beneficio de los mexicanos. Entre otras cosas, construir refinerías. El resultado: adiós al negocio de comprar combustibles en el extranjero y poner fin a los “gasolinazos”. Al respecto, se comenta que más del 40 por ciento de los precios de las gasolinas es por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), así como el del IVA.
OLVIDO. Una reflexión leída, no recuerdo dónde, me agradó sobremanera. La transcribiré, pero ofrezco disculpas por no incluir el nombre del autor por culpa de las travesuras de herr Alzheimer: “He visto hombres agrediendo a sus hermanos por ser de otro color y matando y devorando sin compasión otras criaturas de Dios sólo por verlas diferentes y creerlas inferiores. He visto hombres encadenando y privando de su libertad a seres vivos sólo por goce y diversión, y los domingos van a la iglesia agradecidos, prometiendo amor eterno a Dios y suplicándole para que se acaben las peleas, matanzas e injusticias para los más desprotegidos, cuando ellos mismos las desatan y yo mismo me pregunto, ¿estarán ellos conscientes del pecado que cometen en prometer en vano fidelidad a Cristo cuando destruyen su naturaleza de la cual ellos mismos forman parte? Por la concepción filosófica parece ser de Francisco, el “Papa de los Pobres”.
PROTECCIÓN. La lucha por evitar maltrato a los animales es moral. Por ello quien tenga un ápice de humanismo debe apoyar la consigna: “La piel es para los animales hermosos, no para las personas feas”.
IDEALISMO. Cuando se intercambian opiniones entre amigos (mujeres y hombres), sobre lo que se cree da mayor satisfacción a sus vidas, la conclusión es riqueza.
Se dan muchas explicaciones. La más frecuente es que el dinero ayuda a obtener la felicidad. Se reconoce no la proporciona, pero se acepta, sin siquiera pensar en dudarlo, que sin fortuna no hay modo de obtenerla. Tal actitud se justifica al considerarla imprescindible para una existencia confortable. Igual para enfrentar enfermedades sin experimentar sobresaltos debido a una débil salud. Y aunque muchos lo piensan pero no lo expresan, tener reconocimiento social es el objetivo al cual se aplica mayor esfuerzo. Expresado de otro modo, la riqueza es necesaria, pues la importancia del dinero está por encima de cualquier consideración, incluyendo la espiritualidad. En contra, pocos aceptan estas opciones: comprender el sufrimiento ajeno; deshacerse del falso orgullo que nos separa de los demás; ser conscientes y respetar la libertad de otros; hacernos responsables de nuestros congéneres para convertirnos en parte de la solución de los problemas sociales, y respetar a todo ser viviente. Algunos de estos afanes pudiera conseguirlos el dinero. Sin embargo, con esfuerzo personal y trabajo honesto es posible alcanzar estos anhelos, algunos calificados de subjetivos. Si los hacemos nuestros, es posible alcanzar la capacidad de recibir y dar amor, consiguiendo así la anhelada felicidad, aspiración de todos los seres humanos.
ACLARACIÓN. El actor de la trilogía Bourne, Matt Damon, es autor de esta frase contestataria: “Nuestro problema es la obediencia civil”. Para él la desobediencia civil es un acto de plena libertad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here