Press "Enter" to skip to content

Ilusiones

POR: Hugo Ramírez Iracheta

EN EL CAPITALISMO, la prioridad de los gobernantes es entregar a la iniciativa privada depredadora todos los privilegios, no importa si la nación cuenta con una constitución de contenido social. Se pretende que nada pueda entorpecer sus objetivos depredadores. Cuenta además con dinero de sobra para corromper a quien pretenda oponerse a su objetivo de acrecentar las fortunas de quienes forman el “Estado profundo”, el “Nuevo orden mundial” o como se quiera llamar ese grupo conformado por dueños de grandes riquezas.

LA POLÍTICA se ha caracterizado por el malicioso proceder de quienes la practican. Entre las actividades más notorias están la traición, la corrupción y la avaricia, las cuales se practican en forma exagerada. En todas las naciones del mundo existen estos defectos, pero México registra una práctica muy elevada. El Gobierno federal combate la corrupción, pero su avance es lento debido a la oposición de los conservadores. No puede olvidarse que gran parte de la sociedad ha sido inoculada por la avaricia y muchas personas quisieran tener bodegas llenas de dinero, sin importar los medios para lograrlo.

Pepe Mujica, ex presidente de Paraguay que renunció a su cargo público porque la edad y la COVID-19 obstaculizaban su labor. Escribió, con notable acierto, sobre quienes medran en la política: “Hay gente que adora la plata y se mete a la política. Si adora tanto la plata, que se meta en el comercio, en la industria, que haga lo que quiera, no es pecado, pero la política es para ayudar a la gente”.

¿NOVEDAD? En la película “The magnificent Ambersons” (El cuarto mandamiento), de Orson Welles (quien por cierto detestaba a Hollywood por su desmedida comercialización, y a su vez fue rechazado por el sistema jolivudense), pone la siguiente frase en labios de un personaje: “Estos padres quizá serían mejores padres de no haber tenido mucho dinero”. Hace referencia a George, hijo mimado, sin pizca de responsabilidad y cuyo único propósito era la diversión. Este fenómeno se repite con demasiada frecuencia en las familias. Falta poco para que los bebés en lugar de chupón traigan un celular.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: