Ilusiones

0
272

POR: Hugo Ramírez Iracheta

MUCHAS veces los padres, o los abuelos, engañan a sus descendientes. Lo hacen sin malicia, creyendo los ayudan cuando en realidad perjudican su futuro. ¿Cómo sucede esto? Les hacen creer que la vida es fácil, que está exenta de dificultades y todo puede conseguirse con relativa facilidad. Y los hijos, o nietos, crecen con la aceptación de una falacia que el tiempo se encarga de desmentir. En ocasiones de manera rigurosa. Y la sociedad entera paga esta mala enseñanza pues la vida puede ser cruel, con gran daño para quienes no fueron educados en afrontar las contrariedades que devienen de la falsa idea de una existencia idílica. Una educación verdadera prepara a quienes enfrentarán una vida que puede ser calamitosa, no importa se provenga de una familia afortunada. Es fácil entender esto si comprendemos que el individuo conforma a la sociedad, y la sociedad está compuesta por el individuo.

CUANDO se habla de los defectos del carácter, pocas veces se trae a colación dos de los más perversos y comunes: ser hipócrita o mentiroso, los cuales en ocasiones se tratan como sinónimo. El primero es la práctica más usada por quienes fingen tener un comportamiento distinto al que es su verdadero temperamento. Pero tanto hipócritas como mitómanos quieren embaucar mediante el abuso de actitudes falsas y palabras carentes de verdad. Con la hipocresía o la mentira se encubren los grandes y pequeños pecados, mismos marchitan el alma. No importa cuánto se trate de encubrirlos con disimulada obra o palabra. En la hipocresía es el fingimiento; en la mentira es la palabra. Sin importar con cuál subterfugio se pretenda ocultar el dolo de la falta de sinceridad o de verdad, ambos defectos producen un gran sentimiento de culpa, el cual se manifiesta con estragos en el espíritu. En muchas ocasiones es el “impulso” que lleva a la gente a la religiosidad.

PERDONAR es un acto difícil para los de espíritu pequeño. Hay simuladores que afirman saber perdonar pero lo único que saben es mentir. Ser realmente capaz de perdonar convierte al individuo en mejor persona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here