Ilusiones

0
1408

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

EL PRIMER derecho humano y civil por el cual es prioritario luchar es por el acceso a la educación. Sin educación, el pueblo es convertido en marioneta por los poderes político y económico. A quienes los manipulan no les conviene una ciudadanía cuya educación le permita conocer sus derechos, pues conocerlos impulsaría a los individuos a tratar se les respeten. Además, comprenderían que son la fuente de todo poder; que con su trabajo se
producen los bienes y servicios que hacen rica a una nación. Así el pueblo entendería ha sido explotado por gobernantes y ricos codiciosos autores de su miseria. Con educación, el pueblo puede lograr libertad, justicia, y democracia. Sin educación, el pueblo será víctima de los opresores, tanto de los malos gobiernos como de los billonarios.

LAS GUERRAS dejan grandes beneficios económicos a la élite económica del mundo. La industria armamentista produce utilidades billonarias. Éstas se reparten entre los miembros de grupos muy selectos quienes a su vez las utilizan para promover más conflictos armados. Napoleón Bonaparte lo definió genialmente: “La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza. La avaricia es como una bola de nieve, cada vez crece más y nada ni nadie puede detenerla”.

LA CONDUCTA sexual provocativa (coquetería), es una manifestación de la necesidad de reconocimiento, afecto o anhelo de ser el centro de atención. La practican por igual hombres y mujeres. Sin embargo, en las damas es más evidente. La explicación es simple. El varón puede manifestar abiertamente su simpatía o deseo carnal por alguna fémina. Pero las “buenas costumbres” de antaño consideraban de mal gusto que las mujeres expresaran su atracción por alguien del sexo opuesto. Para manifestarlo utilizaban la coquetería. Este tipo de comunicación se acabó. En la generación millennials (los nacidos después del siglo XXI), y en ladenominada “Z”, la interacción personal es un anacronismo. Su interés en las relaciones sentimentales y sexuales ha decrecido. Los expertos afirman tal actitud tiene origen en las nuevas generaciones debido el rechazo del compromiso y no aceptar la pérdida del control de sus proyectos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here