Ilusiones

0
2321

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

DESCONTENTO. En verdad la ciudadanía está desilusionada del gobierno. También enfadada. Los chistes sobre figuras públicas ni siquiera quieren escucharlos. Hace poco tiempo, en una comida de matrimonios de la tercera edad, una dama preguntó qué habían deseado al inicio del 1918. Seguramente tenía preparado un chiste sobre políticos. No le dieron oportunidad de contarlo. Un invitado afirmó: <>. Otro convidado aseguró era improbable que los ricos manifestaran empatía hacia los pobres y ayudaran a erradicar el hambre y enfermedades en el mundo. Alguien más preguntó, sarcásticamente, dónde podrían encontrar gente honrada si los políticos y multimillonarios habían contagiado de su codicia a la sociedad entera. Casi el noventa por ciento de los asistentes, quienes se habían reunido para disfrutar una carne asada y beber tequila, cerveza y otras bebidas productoras de amnesia estuvieron de acuerdo. Se pretendía olvidar los aumentos a la tortilla, la gasolina, el gas LP y todo lo que dos años atrás costaba la mitad, pero la reunión pareció transformarse en protesta con recordatorios del 10 de mayo. Se puso de manifiesto la inconformidad por las pésimas políticas que dañan a las clases baja, media y media-media. La situación hubiera sido chusca, por la similitud a una película surrealista denunciando un gobierno tiránico, de no ser por la indignación y resentimiento social manifestados. DESCARRÍO. Las enseñanzas básicas de Buda, están compiladas en un libro de pocas hojas. La versión que tengo apenas es de 156 páginas, incluyendo explicaciones necesarias para el pensamiento occidental: el Dhammapada (Afirmaciones de principios), de la versión de Thomas Cleary, en la estrofa 3, del capítulo V, denominado El Loco, contiene lo siguiente: <>… sufre el loco pensando así. Ni siquiera el ser propio es de uno mismo: ¿cómo habrían de serlo los hijos, las riquezas? Enseguida se explica la reflexión. “El Corán dice; <>. Y también: <> Valiosa visión en una sociedad consumista. ¿VALOR? Los expertos en la conducta humana estiman se recurre a la fuerza bruta por miedo. Los actos violentos no manifiestan valor, sino lo contrario, debilidad ante un ataque real o ficticio. Lo anterior se refiere a las agresiones de que son objeto las mujeres por parte de esposos, parejas o familiares varones o simples misóginos. Sin embargo, no solamente la mujer sufre humillaciones verbales, psicológicas, económicas y hasta la muerte. Actualmente, la sociedad se encuentra inerme ante la inseguridad debido a la ausencia de vigilancia, la cual debería prestar el Estado para salvaguardar la integridad fí- sica y posesiones materiales de la ciudadanía. También se registran, con exagerada frecuencia, los embates a la economía del pueblo por políticos en posiciones de poder, los delincuentes de cuello blanco (banqueros, empresarios, comerciantes), y la delincuencia organizada. CONCEPTUALIZACIÓN. Una nueva definición de política es: <>. ¿Será cierto?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here