Ilusiones

0
1999

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

LA MEJOR prueba de que el capitalismo salvaje es un sistema socioeconómico totalmente inhumano, lo es el fraude cometido durante decenas de años contra Petróleos Mexicanos (PEMEX). Lo realizaron secretarios y altos ejecutivos. La empresa durante sexenios fue uno de los puntales en la economía nacional, igual que la Comisión Nacional de Electricidad (CFE). Sin embargo, el neoliberalismo hizo su rapaz entrada en el país. Entonces, las paraestatales comenzaron a tambalearse económicamente, hasta funcionar con números rojos. Lo mismo ocurre con el ISSSTE y el IMSS. El lucro obtenido por el método de “libre comercio”, otro eufemismo del capitalismo, es inconcebible. Los estragos causados a las economías de las naciones son graves y las clases media y baja son las más afectadas. Esto puede cambiar. De hecho ya lo hace. Sin embargo, si deseamos termine bien, es necesario otorgar todo el respaldo al presidente López Obrador.

LA MAYORÍA de la gente tiene la quimera de ser libre. Esto es falso. En realidad, el engaño
comienza en el hogar con ejemplos. Éstos dan una falsa sensación de que somos capaces de elegir nuestro comportamiento, decidir qué o no hacer en nuestra vida cotidiana según nos convenga. Esta creencia podría ser fácilmente desechada si analizamos nuestras ideas, lo que deseamos, lo que podemos hacer y lo que hemos logrado. El libre albedrío es una utopía. Aplicarse en alcanzar la libertad espiritual es una labor ardua. Muchos afirman “estar en el camino”, “practicar una disciplina” y otras afirmaciones parecidas. Sin embargo, muy pocos luchan por dejar de ser esclavos de ideas y pensamientos ajenos. Nuestros peores enemigos son la vanidad, la codicia, la ambición y la incapacidad de discernir entre lo verdadero y falso de lo que nos presentan diariamente los  medios de comunicación.

“EL PRIMER gran maestro”, como llaman en China a Confucio, enseñaba lo que a más de 4
mil años de distancia aún está vigente: <<En un país bien gobernado, la pobreza es algo de lo que estar avergonzado. En un país mal gobernado, la riqueza es algo de lo que estar avergonzado>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here