Ilusiones

0
2174

POR: Hugo Ramírez Iracheta

LOS HOMBRES sabios han manifestado este convencimiento, del cual nadie duda: “La única certeza indubitable es el cambio permanente, y éste incluye la muerte de toda creación de la naturaleza, incluido el hombre”.
El orgulloso homo sapiens ha construido obras y pretendido sobrevivan, no sólo superen
su existencia, sino prevalezcan en el tiempo. Algunas lo hicieron. ¿Cuánto más perdurarán?
Hasta el saber humano podrá olvidarse en el futuro, total o parcialmente, ya sea por una nueva especie de la evolución humana, o la versión cibernética creada por la inteligencia artificial de las súper computadoras de un porvenir cercano.
La computadora biológica, el cerebro humano, quizá quede como vetusto recuerdo, como
lo es ahora para nosotros los primeros homínidos. ¿Con el inicio de la inteligencia artificial desaparecerá la noción de Dios?.

COMO una leyenda urbana es considerado el combate al narcotráfico. La gente piensa así:
“Tal guerra no puede existir por la inmensa fuerza económica que representa”, explican.
La existencia de gobernantes corrompidos con dinero, o bajo amenazas, lo cual permite la
producción y venta de drogas realizada por organizaciones criminales mexicanas, las cuales
eluden la acción policíaca nacional y hasta la agencia antidrogas de Estados Unidos de Norteamérica, parece una fantasía. La idea se considera demasiado increíble, igual a las conspiraciones de grupos místicos o económicos, quienes presuntamente pretenden apoderarse del mundo. Sin embargo, el abogado Jeffrey Lichtman, quien defiende a “El Chapo” Guzmán, sujeto a proceso en Estados Unidos de Norteamérica, dio a conocer que el Cártel de Sinaloa entregó sobornos millonarios al aun presidente, Enrique Peña Nieto, y a su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa. Parece una exageración. Sin embargo, las cortes gringas no permiten frivolidades en estos asuntos.

LA MAYORÍA de la gente no escuchamos. Sólo oímos el embeleso de nuestra propia voz. Esto, aunado al egocentrismo, anula la capacidad de atender todo cuanto sea ajeno a nuestra egolatría. Paradójicamente, las ideas y frases repetidas insistentemente por políticos son aceptadas, en ocasiones, pese a saber son patrañas.

HAY QUIENES, pretensiosamente, “psicoanalizan” a una persona, aunque solamente tengan
vagas referencias de ella por amigos o conocidos. Aun así, carentes de un conocimiento básico psicológico, se atreven a “diagnosticar” su comportamiento. El resultado son comentariosimprudentes y hasta perjudiciales. Ray Bradbury escribió “Fahrenheit 451” donde el poder totalitario pretende evitar la divulgación del conocimiento. Por lo visto, ya no es necesario quemar libro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here