Ilusiones

0
179

POR: Hugo Ramírez Iracheta

LOS PROBLEMAS sin resolver, el anhelo de justicia social, la necesidad de que termine la corrupción, la inseguridad y el afán de una vida mejor, son anhelos que unen a los mexicanos. Pocos factores dividen a la plebe. Sin embargo, en el camino a la equidad y la libertad habrá grupos interesados en mantener las condiciones de subyugación que han existido. La más utilizada es el mantener el control social, político y económico. El gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, deberá erradicar esas prácticas. Quienes lo eligieron Primer mandatario confían terminen los privilegios de unos pocos en perjuicio de muchos. Miguel Ángel Granados Chapa (1941/2011), célebre periodista y partidario de AMLO, estaría orgulloso de constatar que el líder de Morena convenció a la plebe de luchar por un cambio para intentar la cuarta transformación de México.
ANÉCDOTA. En los círculos políticos, donde el escarnio contra el enemigo se dispersa como arrojar heces fecales a un ventilador, se recuerda una de las muchas anécdotas del humor trivial de Vicente Fox. Éste personaje regurgitaba sandeces que provocaban burla, enojo o conmiseración por sus mayúsculas tontejadas. Una ocasión comentó haber sido el mejor presidente de México. Incluso, afirmó, superior a don Benito Juárez García. No fue linchado porque no lo dijo delante de la plebe. Pero cuando el populacho se enteró del comentario, le cayó un chubasco de ofensas que involucraron de fea manera a una pariente muy cercana.
EN CUALQUIER país los héroes nacionales, entiéndase aquellos que lucharon o actualmente pretenden el bienestar de los desposeídos, no los aceptan y hasta son rechazados por los esnobs que pretenden imitar a los ricos y dueños de extraordinarias fortunas. Maximiliano Zapata y Pancho Villa son ejemplo del repudio de la burguesía contra quienes defienden al débil y hasta mueren por alcanzar la justicia para la plebe.
LOS POBRES son, por mucho, un porcentaje mayor de la población en comparación con los ricos de Torreón. En el norte de México el ícono de los desamparados es Pancho Villa. Sin embargo, en “La ciudad de los grandes esfuerzos” no hay una efigie en memoria del “Centauro del Norte”. La toma de Torreón por Villa fue una de las victorias militares que hicieron factible llevar justicia al depauperado pueblo mexicano. Circula el rumor de que los acaudalados dicen la construcción de una efigie conmemorativa corresponde a la plebe, pues fue la beneficiada.
EL PERIÓDICO El Paso Morning Times publicó el 8 de octubre de 1915 esta declaración del Gral. Francisco Villa: “Pueden matarme en el campo de batalla, pueden asesinarme en la montaña o cuando duerma tranquilamente, pero la causa por la que he peleado por 22 años, seguirá viviendo porque es la causa de la libertad… la causa de la justicia tanto tiempo negada y tanto tiempo esperada por mis sufridos conciudadanos”. Hecho curioso. En varias ciudades del sur de Estados Unidos hay estatuas de Villa que conmemoran su memoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here