Ilusiones

0
88

POR: Hugo Ramírez Iracheta

BUENA-MALA. En Gómez Palacio se recibieron dos noticias. Como en la antigua anécdota, una es agradable, la otra deslucida. La primera es que se tendrá una inversión importante. No se conoce el monto, pero se estima serán creados mil 300 fuentes de empleo. Esto es trascendente pues la región necesita urgentemente se ocupe mano de obra de la cual hay mucha en La Laguna de Durango. La otra es la divergencia entre autoridades de Torreón, Coahuila, y las de Gómez Palacio, Durango. Concretamente en ubicación del centro de inteligencia C5. Las autoridades de los municipios citados y las de ambas entidades consideran cada una tener derecho de establecerlas en su jurisdicción. Esta diferencia de criterio deberá resolverse tomando en cuenta el bien ciudadano, pues indudablemente la Comarca Lagunera requiere de mejor vigilancia para disminuir los problemas de la inseguridad.
IMPRESCINDIBLE. Es muy necesario un cambio en el uso de los dineros públicos. La Constitución debería contener un artículo que evite el culto a la imagen y sólo se promuevan obras reales, no ficticias, de cualquier administración de los tres niveles de gobierno. Actualmente se gastan miles de millones de pesos en propaganda para esconder las fallas y engañar al público con falsos logros de los políticos en cargos públicos. Se afirma que el auto-elogio en medios de comunicación es costoso y, además de ocultar yerros y delitos, empobrece los erarios federales, estatales y municipales. Ese dinero malgastado haría bien de aplicarse en acciones para beneficio de los desempleados. Por cierto, eso es parte de las obligaciones de quienes juraron servir a la nación.
CLASIFICACIÓN. En política todo se vale y engañar es práctica usual. Categorizar a los oponentes en la lucha por la consecución de cargos públicos es común. Por ejemplo, de vivir en este tiempo, Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Benito Juárez, Francisco I. Madero y una lista de enorme de preclaros mexicanos serían acusados de “populistas”. Esta definición la hacen los defensores del capitalismo salvaje. Involucrarse con el pueblo, defenderlo y luchar por reivindicar sus derechos es mal visto por quienes tienen ideología de derecha. Al menos así lo considera el buen jugador de dominó, Jesús Jiménez.
COSTUMBRE. Se ha convertido en algo rutinario aplicar los principios de la publicidad del jefe propagandístico de Hitler, Joseph Goebbels, en las actuales campañas políticas. Compare si no es así: Principio de transposición: “Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. Y el Principio de la exageración y desfiguración: “Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here