Ganaste otra batalla, la última de todas

0
372

René de la Torre Márquez

Te fuiste, con el alma joven y libre, desprendiéndote de todas esas máquinas tristes que te tenían encadenado a este mundo que dejó de ser tuyo.

Hoy te vas con los tuyos, a recordar tus juguetes de niño, a volver a sentir el calor de tu primera casa y a reír de nuevo con esos amigos que se te adelantaron.

Y aunque yo me quedo aquí, un poquito más solo y un poquito más gris, no puedo evitar sonreír cuando pienso que hoy, por fin, vuelves a ser ese René siempre con los pantalones bien puestos y la frente en alto.

No me olvides, porque te prometo que yo nunca te voy a olvidar.

Descansa en paz Abuelo.

Te quiero mucho.

P.D. Ahí te encargo el cachito de mi corazón que te llevas hasta donde sea que estés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here