¡Frenemos Nuestras Emociones!…

0
1912

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

En esta vida pasamos cantidad de circunstancias que en ocasiones nos hacen abrir tantas emociones, tener el corazón abierto de par en par, muchos vivimos con la sensibilidad a flor de piel, con el sentimiento desbordando por los poros.

Y creo que en muchas ocasiones de todo cuanto pasamos en realidad vale la pena vivir cada situación y obvio aprender de todo aquello que nos pueda abrir los ojos y en algunos casos cerrar el corazón y las emociones.

A quién de ustedes no se le ha despertado algún sentimiento, ya sea por su forma de ser, de pensar o de actuar, ese cálido trato y la forma en que hace tu mundo girar, que te hace creer que siempre habrá alguien para ti, justo a la medida de tus sentimientos, que hace tus días mejores, que te emociona cada mensaje, escucharle, simplemente suspirar con ver su fotografía, que incluso su sentido del humor es tan mágico que es imposible a veces hablar seriamente sin esbozar esa tonta sonrisa que te causa.

La verdad es que en este mundo al menos una vez hemos tenido esas sensaciones de pensar más de la cuenta a alguien, de creer que tal vez algo más pueda existir, que te creas mil situaciones en tu cabeza y que tu corazón retiembla como eco en tus pensamientos y sobre todo que la sensación de mil mariposas revoloteando en tu estómago se abalanzan como una desafiante tormenta.

Pero de pronto todo cambia y sabes que tan sólo eres tú la que te has creado esas emociones, que sólo en ti existen esos sentimientos, te das cuenta que en realidad no eres correspondido (a), que solo fue la amabilidad de alguien más, y su forma de ser simplemente sin ningún otra finalidad.

Y te das cuenta que todo aquello que pensaste, que creíste, que imaginaste solo es producto de tu desquiciada cabeza, que hay emociones que no deben existir y sentimientos que no nos podemos permitir, que tenemos en ocasiones esa sensibilidad a flor de piel que nos hace imaginar cosas que no son, que hace creer cosas de más. Pero de repente baldes de agua fría nos inunda los pensamientos y nos despierta de ese mundo rosa que ya nos habíamos creado.

Es tan fácil tener sentimientos por alguien que te agrada, por alguien que sabes que no sólo es físico, sino que hasta sus defectos te parecen maravillosos. Lo peor de cada caso de enamoramiento es el no ser correspondido y es ahí cuando debemos de tratar de ubicar nuestras emociones de nueva cuenta y ver que todo era un espejismo creado por nosotros mismos, cuando vemos que esa persona no ve lo mismo en nosotros, cuando vemos que comienza a abrirnos su corazón y hablarnos incluso de alguien más, cuando vemos que su rumbo no iba dirigido a nosotros.

Total que sientes que todo ha sido una jugarreta más de nuestro tonto y alocado corazón, por hacernos fantasear de nueva cuenta e imaginarnos momentos que jamás podrán ser.

Es más que claro que siempre debemos tener los pies bien puestos sobre la tierra, que debemos establecer límites, dejar de jugar con las emociones y saber que no todo es tan fácil como lo suponemos.

Si, lo sé!, el amor es algo ilógico y el sentirse enamorado es un sentimiento que va naciendo sin querer; pero a veces es necesario frenar poco a poco aquello que sentimos sobre todo cuando es más que claro que para la otra persona ni siquiera existimos en otro plan que no sea amistoso.

Así que a veces es mejor ir a tientas con respecto a quienes conocemos, el simple hecho de tratarnos, o hablarnos lindo no significa nada. Y en miles de ocasiones captamos dichas señales como algo más y es ahí donde nos equivocamos y es más que claro que eso no significa absolutamente nada.

Así que amigos a veces el corazón y la razón, nos juegan pasadas nada gratas y aunque a veces es imposible decirlo al final nos quedamos con las emociones tratando de ocultarlas y con la esperanza hecha trizas. Así que hay que recordar que no todo buen trato significa algo, solo es amistad y nada más; dejemos de seguir pintando corazones y colocar mariposas dónde jamás vivirán, hay sentimientos que simplemente jamás serán.

Plantemos bien los pies en la tierra, vivamos libres de falsas emociones, despejemos sentimientos y dejemos de alimentarnos con falsas esperanzas con personas que no nos ven ni siquiera cómo opción. Recuerden que siempre llega el indicado (a) para cada uno, así que dejemos de perseguir emociones que nunca podrán ser.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here