France Télécom: condenan a prisión a 3 ejecutivos por el suicidio de 19 trabajadores

0
374

(AGENCIAS)

20 de Diciembre de 2019.- Didier Lombard, Louis-Pierre Wenès y Olivier Barberot fueron condenados a un año de prisión, con ocho meses suspendidos.

La compañía, que ahora se llama Orange, también deberá pagar una multa de €75.000 (US$83.000).

Un total de 39 casos fueron examinados por el tribunal: 19 de ellos fueron de empleados que se suicidaron y 12 de otros que habían intentado hacerlo.

Aquellos que no consiguieron quitarse la vida sufrieron depresión durante años y por lo tanto no pudieron seguir trabajando.

Estos hechos sucedieron durante una importante reestructuración que afectó a miles de empleados, realizada por los jefes de la compañía en aquella época.

Protesta frente a una tienda de France Télécom.
Hoy France Télécom ya no existe: su nombre pasó a ser Orange.

Además de Lombard, Wenès y Barberot, cuatro otros ejecutivos fueron declarados culpables de complicidad y recibieron sentencias suspendidas de cuatro meses y multas de aproximadamente US$5.500.

Un caso histórico

Lombard, el expresidente y director ejecutivo de la empresa; Wenès, su director adjunto; y Barberot, el exdirector de recursos humanos, también recibieron multas, pero por el monto de US$16.600.

Jean Veil, abogado del expresidente de France Telecom, aseguró que su cliente apelará la sentencia.

Es la primera vez que un tribunal francés reconoce y emite una condena por «acoso institucional».

El corresponsal de la BBC en París, Hugh Schofield, dice que el juicio ha sido visto en Francia como un caso histórico con respecto a las relaciones entre los trabajadores y la gerencia de una firma.

Jean Perrin, cuyo hermano Robert se quitó la vida en 2008, manifestó su satisfacción con el veredicto y le dijo al diario francés Libération que los ejecutivos «nunca tuvieron ningún remordimiento durante el juicio y constantemente culparon a sus subordinados».

«Solo siento asco y desprecio por ellos», afirmó.

«Los sacaré de una manera u otra»

Familia junto a ataúd
19 empleados se quitaron la vida y otros 12 intentaron hacerlo.

En aquel momento, la empresa -que recientemente había sido privatizada- estaba en medio de una gran reorganización.

Lombard trataba de recortar 22.000 empleos y de capacitar al menos a 10.000 trabajadores.

Algunos empleados fueron obligados a separarse de sus familias cuando las oficinas de la empresa fueron trasladadas o se les asignaron trabajos degradantes.

«Los sacaré de una manera u otra, por la ventana o por la puerta», le anunció Lombard a un grupo de ejecutivos de alto nivel en 2007.

El exdirector aceptó que la reestructuración había afectado a los empleados, pero rechazó la idea de que había llevado a personas a quitarse la vida.

Entre los casos documentados se encuentran:

• En 2009, una mujer de 32 años se quitó la vida en su oficina en París.

• Una mujer intentó suicidarse en la ciudad de Metz, en el oriente del país, al enterarse de que estaba a punto de ser transferida por tercera vez en un año.

• En 2011, un trabajador de 57 años se suicidó cuando llegó al trabajo cerca de Burdeos, en el suroeste del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here