Espectáculo Circense

0
90

POR: Francisco Villarreal 

LOS GRANDES medios de comunicación masiva son empresas lucrativas. Sus dueños podrán tener ideología de izquierda, del centro o derecha, pero siempre serán mercaderes cuyo objetivo es obtener mayores utilidades. A nuestra economía la rige el capitalismo salvaje.
El debate organizado por el INE tuvo fallas. La más significativa fue el tiempo, insuficiente para cada segmento presentado. Nadie pude exponer asuntos de suma importancia en pocos minutos y hacerlos comprensibles al gran público. Participaron tres candidatos a la Presidencia de la República nominados por partidos políticos. José Antonio Meade Kuribreña; (PRI, PVE y Panal); Ricardo Anaya Cortés (PAN, PRD y MC) y Andrés Manuel López Obrador (Morena y PES). El TRIFE envió dos independientes para apoyar a los dos primeros en sus ataques contra AMLO: Jaime “El Bronco” Rodríguez y Margarita Zavala. Además, “cargaron” los dados del juego con los moderadores del debate, al cual debieron llamar “Todos contra ‘ya sabes quien´”.
Había expectación en el circo romano en que fue convertido el Palacio de Minerías. Sin rubor, Meade, Anaya, Jaime y Margarita enderezaron sus misiles contra López Obrador. Todos machacaron con las acusaciones de siempre, pese a conocer que solamente les creerá un pequeño sector de la clase media. Además, saben que la demagogia no convencerá a los hambrientos estómagos de los miserables y pobres. Probablemente ganó el debate “El Bronco”, pero las palabras bonitas, si no son acompañadas de acciones, sólo son palabras huecas. Su forma de conducirse denunció su absolutismo. La corrupción está tan arraigada que, de ganar el norteño, más de la mitad de los ciudadanos deberá utilizar prótesis.
Margarita, al igual que Margaret Thatcher, la ex primera ministro de Inglaterra, recordada por su feroz combate contra el sindicalismo y aumentar la pobreza de los mineros, manifestó su autoritarismo al afirmar que perseguirá a los narcotraficantes. Olvida que ni siquiera Estados Unidos, con todos sus servicios de inteligencia, ha disminuido al tráfico de drogas.
Consciente de la dificultad de ganar la presidencia, con buena retórica Anaya trató de abatir la popularidad de “ya sabes quien”. Seguramente logró hacerlo entre sus pares. Pero no con los “muertos de hambre” hartos de promesas de los candidatos. Éstos, cuando llegan al poder, y la plebe pretende recordarles sus ofrecimientos, alzan las cejas con gesto admirativo y los mandan a… bañarse y ponerse presentables para concederles audiencia. Lo cual nunca sucede. Apenas tienen para comer, ¿cómo podrían comprar ropa y parecer gente “bien”?
Nunca lo han acusado de corrupto, pero tampoco de tontejo. Meade recurrió al sofisma. Los argumentos fueron, y son, aplaudidos por quienes recibieron beneficios con las medidas dispuestas cuando estuvo al frente de distintas dependencias. Sería un buen mandatario… para los billonarios. Las medidas que se pongan en marcha si llega a presidente –anunció-, estarán bajo el amparo de la ley. La cuestión es que existen buenas leyes que no se cumplen o tergiversan, y leyes atentatorias al bienestar social. Ejemplo: las que permiten la privatización de paraestatales o el usufructo de las riquezas nacionales a inversionistas particulares.
AMLO recibió fuego como un nativo de Irak, Afganistán o Siria. ¿Será suficiente para convencer a los jodidos de abandonarlo? Difícilmente. Pero la amenaza real para López Obrador radica en la manipulación del sistema contabilizador de votos de las elecciones de julio próximo. Los encargados de manipularlo preguntarán a los mexicanos ¿sabes contar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here