Press "Enter" to skip to content

Emilio Lozoya duerme en la cárcel

Ciudad de México a 04 de noviembre de 2021.- Un juez dictó prisión preventiva contra el exdirector de Pemex Emilio Lozoya al considerar que hay un riesgo de fuga y a que no logró un criterio de oportunidad con las autoridades que lo acusarán de cohecho, lavado y asociación delictuosa. 

El juez Artemio Zúñiga consideró pertinente su encarcelamiento mientras dura el proceso en el Reclusorio Norte. También ordenó que se tomen las medidas necesarias para garantizar la seguridad del exfuncionario dado que en este centro se encuentran encarcelados otras personas denunciadas por él.

Agentes de la Guardia Nacional detuvieron a Emilio Lozoya al término de la audiencia, quien al escuchar la resolución solo asintió con la cabeza.

Defensa de Lozoya ofreció residencias para evitar la prisión

En su intento por evitar la prisión preventiva Lozoya ofreció a través de sus abogados la entrega inmediata de dos residencias valuadas en más de 10  millones de dólares según sus abogados, quienes insistieron en que desde hace un año han estado negociando la reparación del daño.

Incluso, ofrecieron como alternativa que se le impusiera la prisión preventiva domiciliaria, pero el juez lo descartó.

“Lozoya ha estado surfeando hasta ahora entre la pandemia, sus padecimientos médicos, la búsqueda de un criterio de oportunidad. Y alargando así el proceso. Se creía hasta ahora impune”, dijo el fiscal Manuel Granados ante el juez.

Lozoya tomó la palabra para negar que haya intentado escapar, aseguró que ha respetado todas las medidas cautelares que le impusieron y que ha sido víctima de una campaña de desprestigio “infundada”.

“Lo que pasa es que a muchos no les conviene que se sepa la verdad. Hay mucha gente a la que no le conviene. Los que realmente se beneficiaron están libres. Hay muchos medios de comunicación que recibieron dinero y que tampoco les conviene que yo esté libre”, dijo el exdirector de Pemex. 

Lozoya dijo que nunca ha recibido “un trato privilegiado”, al referirse a que no pisaba el reclusorio para firmar cada 15 días.

Dinero de Odebrecht, por “asesorías”

Emilio Lozoya descartó ante el juez haber intentado escapar y sostuvo que el dinero que recibió antes de ser funcionario de Odebrecht y de Agronitrogenados era por sus “asesorías”, y lo que reconoció fue que ya siendo funcionario sí hizo actos indebidos porque fue utilizado por un “aparato de poder”.

Incluso dijo que la mejor prueba de que no ha recibido dichos tratos especiales es que su esposa tiene una orden de aprehensión, así como su hermana y que su madre lleva dos años en prisión domiciliaria.

Al término de la audiencia, el abogado defensor Miguel Ontiveros dijo a Animal Político que estudiarán con qué recursos cuentan pero adelantó que es muy posible que promuevan una apelación.

Además consideró excesiva la resolución e insistió en que continuarán buscando el criterio de oportunidad en el caso de Agronitrogenados e incluso, en el caso Odebrecht.

En tanto, la defensa de la familia publicó un posicionamiento donde sostiene que se mantiene firme la colaboración con las autoridades, para obtener un posible criterio de oportunidad.

El juez pidió a las dos partes a no alargar más los procesos y ni descartar salidas alternas como un procedimiento abreviado.

Fin de negociación en la audiencia

Durante la audiencia, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó la prisión preventiva para el exdirector de Pemex y declaró improcedente el criterio de oportunidad.

Esto, al acusarlo de haber usado su petición de criterio de oportunidad para “dilatar y obstaculizar el proceso en su contra”.

Sobre las fotografías de Lozoya comiendo en un restaurante de lujo, el abogado de Pemex dijo que “son una absoluta falta de respeto y una provocación a las autoridades. Se han interpretado como una actuación sesgada de la autoridad y mandan un mensaje de que hay una justicia diferenciada. No es aceptable”.

Estas fotografías, dijo la Fiscalía son prueba de que Lozoya cuenta con una red de protección con amplio poder económico.

“Las fotos del justiciable (Lozoya) ampliamente difundidas en medios de comunicación donde con poco pudor procesal se le ve departiendo en un restaurante de lujo. Esto prueba que cuenta con el apoyo de personas que lo pueden ayudar a darse a la fuga”, argumentan los fiscales.

Sin embargo, el juez dijo que este argumento no era válido pues de se presume inocente y podía ir a comer donde quisiera. Aunque dijo que hay otros elementos como su poder económico o riesgo de fuga que hacen procedente la prisión preventiva.

La FGR anunció que lo acusará de cohecho, lavado y asociación delictuosa, por lo que podría alcanzar hasta 35 años de cárcel.

El abogado de Petróleos Mexicanos respaldó la petición de prisión preventiva justificada, y lo acusa de “no haber hecho el más mínimo intento de reparar el daño causado. No ha habido el más mínimo acercamiento de su parte”.

“Lozoya no ha tenido la más mínima intención de reparar el daño. Lo cual era un requisito indispensable para concederle el criterio de oportunidad”, señaló la parte acusadora.

El fiscal de la FGR Manuel Granados dijo al juez que desde un inicio había elementos suficientes para encarcelar a Lozoya pero que se le aplicaron medidas cautelares mínimas como deferencia a la supuesta colaboración que le ofreció al fiscal Gertz Manero. “Hoy nos queda claro que no intenta más que seguir alargando su libertad. Es una táctica”

También el representante de la Unidad de Inteligencia Financiera respaldó la petición de encarcelar a Lozoya. Anunció que ya se presentaron otras denuncias en su contra y que serían otro aliciente para darse a la fuga.

Uno de los argumentos de la FGR para solicitar el encarcelamiento inmediato es que Emilio Lozoya cuenta con 2 millones de euros en una cuenta de una empresa offshoreprocedentes de Odebrecht, recursos que mantuvo ocultos y con los cuales puede darse a la fuga.

Emilio Lozoya escuchó a los fiscales y abogados de Pemex sin hacer mayores comentarios. En la audiencia lo acompaña su madre Gilda Lozoya quien en varias ocasiones ha movido la cabeza en sentido negativo ante las múltiples acusaciones contra su hijo.

Lo que sí ha logrado el exdirector de Pemex en esta audiencia fue aplazar un mes más el inicio de su juicio. El juez Artemio Zúñiga dio al exfuncionario y su defensa hasta el 3 de diciembre para conseguir más pruebas. La resolución se basó en los derechos a la defensa y el debido proceso.

Esta es la sexta ocasión en que Lozoya y su defensa solicitan una prórroga. El juez también pidió a la FGR que agote los medios para obtener los datos y pruebas.

La defensa de Lozoya Austin buscaba que en esta audiencia se le diera una nueva prórroga de 60 días para tratar de obtener pruebas a su favor que le permitan cerrar la obtención de un criterio de oportunidad con la Fiscalía o, en su caso, datos que le permitan prepararse para un eventual juicio en su contra por los cargos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: