Press "Enter" to skip to content

El Príncipe Ernesto de Hannover lleva a su hijo a los tribunales para que le devuelva el patrimonio familiar

(AGENCIAS) 17 de Febrero de 2021.- El conflicto que mantiene Ernesto de Hannover con su hijo mayor, Ernst August, ha terminado en los tribunales. Como se puede ver en un comunicado hecho público el 16 de febrero, el todavía marido de Carolina de Mónaco demandó a su hijo a finales del 2020 pidiendo la anulación de las donaciones que hizo a su hijo entre 2004 y 2007, que incluían propiedades históricas de la familia.

En la demanda el Príncipe, de 66 años, exige la devolución de los castillos de Marienburg y de Calenberg, en el municipio de Pattensen-Schulenburg, así como el de Herrenhausen, en Hannover, propiedades históricas de la familia ahora en manos de su hijo. Le acusa Ernesto de «ingratitud» por lo que tendía así derecho a anular la donación que hizo en su día.

El demandado, señala su padre, “se apropió en términos graves de los derechos, bienes e intereses del demandante», que añade que su hijo trató de hacerse con el control de la fortuna de la casa de Hannover a sus espaldas. Según el demandante, Ernst August llevó a cabo su destitución como presidente de la fundación familiar y planeó la donación del palacio de Marienburg al estado federado alemán de Baja Sajonia, en contra de la voluntad de su padre (en 2017, Ernst Ausgust cedió el castillo por la cantidad simbólica de un euro para que se rehabilitara, pero su padre se opuso, paralizando el proceso).

El príncipe Ernesto acusa a su hijo de hacerle firmar «a ciegas» un poder que anula su derecho a revocar la donación como constaba anotado originariamente en el registro de bienes raíces. La demanda señala además que el demandado se apropió de forma indebida de obras de arte y antigüedades del patrimonio familiar procedentes de la Biblioteca duque Augusto de Wolfenbüttel y del Museo de Historia de Hannover. Se detallan pinturas, carruajes históricos y una colección de esculturas. La cifra por la que Ernesto demanda a su hijo es de cinco millones de euros.

Una situación personal complicada

En el comunicado se incluye un capítulo personal en el que Ernesto de Hannover asegura que se encuentra gravemente enfermo, aislado en una cabaña en Austria. Acusa a su hijo de desatenderle y de negarle la ayuda que le solicitó, lo que asegura tuvo como consecuencia los altercados por los que fue detenido por la policía y que han derivado en una denuncia que podría costarle hasta tres años de cárcel.

A finales del pasado 2020 se hacía público que la fiscalía de Wels, la segunda ciudad más habitada de la Alta de Austria, ha acusado al Príncipe de 66 años de “haber cometido un acto punible en estado de ebriedad”, por lo que podría recibir una sentencia de hasta tres años de prisión (según publican las cabeceras Oberösterreichische Nachrichten y Kronen Zeitung). Los hechos ocurrieron en el verano de 2020.

La guerra entre Ernesto de Hannover y su hijo mayor escribe un nuevo capítulo con esta demanda. En 2017, la decisión de Ernst August de ceder la propiedad familiar tras 150 años no sentó bien a su padre, un desacuerdo sobre el que se pronunció el propio Ernst August en 2019. Habló por ejemplo del dinero que supuestamente le habría dado su padre en el pasado.

«Nunca me llegaron esos activos. Lo que me cedió fueron unos terrenos agrícolas y forestales. Los ingresos que estas tierras me proporcionaban no fueron suficientes para el mantenimiento y la rehabilitación del Castillo de Marienburg” aseguró justificando su decisión. Explicó además que las deudas de su padre en los últimos años habían aumentado y recuerda la subasta que tuvo que realizar en el año 2005 para poder sufragar gran parte de los gastos.

«Las deudas de mi padre fueron pagadas. Y el dinero restante se invirtió, por ejemplo, en la ampliación de la torre principal y el restaurante del castillo”.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: