El muro fronterizo de Trump avanza: pero las Fuerzas Aéreas creen que pone en riesgo la seguridad nacional

0
384
This Jan. 18, 2018 photo provided by U.S. Customs and Border Protection shows as existing wire mesh fence where it where it becomes a vehicle barrier near the Santa Teresa, N.M., port of entry. A new wall being constructed along a 20-mile (32-kilometer) stretch of the U.S.-Mexico border in southern New Mexico as part of President Donald Trump's fight against drug trafficking and illegal immigration is being advertised as a "very serious structure" made of metal and concrete. Officials gathered Monday, April 9, 2018 to mark the groundbreaking of the $73 million project at Santa Teresa. (U.S. Customs and Border Protection via AP)

(AGENCIAS)

13 de Septiembre de 2019.- El presidente, Donald Trump, ha desviado 3.600 millones de dólares que se iban a utilizar en 127 proyectos del Ejército para, en su lugar, financiar la construcción de su prometido muro en la frontera con México. Con ese dinero planea levantar hasta 500 millas de barrera: ha comenzado por una reserva natural protegida, pero un organismo oficial está investigando ya la manera en que ha conseguido los terrenos. Y, además, las Fuerzas Aéreas han determinado que la forma en que se obtuvo el dinero constituye un peligro para la seguridad nacional que Trump dice proteger con la construcción de esta valla de acero.

En total, existen ya 654 millas de muro construidas antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca, a las que se suman otras 51 millas con barreras dobles o triples.

La frontera sur se extiende 2.000 millas, pero el propio Trump ha admitido que no haría falta levantar una valla del océano Pacífico al Golfo de México, sino sólo entre 700 y 900 millas, porque “hay un montón de barreras naturales”, entre ellas montañas “y ríos violentos y crueles” que sirven como muro natural.

En total, el Congreso aprobó 341 millones en 2017 para reforzar 40 millas de muro en California y Texas; y 1.375 millones más en 2018 para 80 millas de refuerzos y nueva construcción en California, Arizona y Texas.

El presidente, que había prometido durante la campaña electoral que México pagaría el muro, intentó el año pasado que el Congreso, entonces bajo control republicano, le otorgara 5.700 millones para construir 234 millas. Llegó a provocar el cierre parcial del Gobierno federal para conseguirlo, pero fracasó.

En febrero declaró el estado de emergencia nacional en la frontera, ante el incremento en la llegada de migrantes indocumentados, lo que le permitió legalmente desviar fondos del Pentágono para construir el muro.

Hasta ahora sólo había podido reforzar 51 millas de valla fronteriza, sin construir ningún tramo adicional. Ahora, con esos 3.600 millones desviados de los fondos militares a inicios de septiembre, prometió construir entre 450 y 500 millas antes del final de su mandato (diciembre de 2020).

Ha comenzado la construcción, entre otros lugares, por el monumento nacional de Organ Pipe Cactus, una reserva protegida reconocida por Naciones Unidas, provocando así las críticas de grupos de protección del medioambiente.

La Oficina de Fiscalización del Gobierno, dependiente del Congreso, está investigando además las operaciones federales para expropiar terrenos privados donde construir el muro. Trump había bromeado, supuestamente, con indultar a los oficiales que se extralimitaran a la hora de hacer avanzar el proyecto.

El último golpe se lo ha propinado un informe de las Fuerzas Aéreas al que ha tenido acceso la cadena NBC que determina que desviar fondos militares para la construcción del muro implica riesgos para la seguridad nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here