El Anhelo

0
231

Un alma se moldea en la escuela,
con los aprendizajes en los labios,
con aquel maestro paciente y sabio
que orienta, reprende y consuela.

El maestro es el norte del navegante,
la brújula que enseña a no rendirte,
para que luchando puedas lucirte
y prevalezca tu actitud brillante.

No existe la felicidad sin sacrificio.
Por eso con fuerza este año elevo
el deseo que reine en el año nuevo
la cordura, sensatez y buen juicio.

El deseo es que la llama de pasión
se pueda encender de arriba abajo,
para que encuentre el dulce trabajo
y llegue la paz a su preocupación.

Que la esperanza de mejores días,
no quede solamente en el papel,
sino que vaya donde: este o aquel
buscando con audacia y osadía.

A no perder el tiempo en este año
en ser cruel, vengativo y malévolo.
Que el que es malo se destruye solo,
a la final él mismo se hace el daño.

Dos mil dieciocho, llega otro más
debe ser de entrega, afán y orgullo,
que cada uno se dedique a lo suyo
por el bien propio y el de los demás.

Autor: El chapa lojano
Seudónimo: El solitario
Nacionalidad: ecuatoriana

Reflexión de Fin de Año

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here