El agua, símbolo de destrucción y muerte

0
239

“Parece imposible, pero no lo es. La representación de la vida, el agua, ha pasado a ser un símbolo de muerte. La autodestrucción se avizora como inexorable destino de la humanidad, pues el comportamiento del hombre es regido por la avaricia”

POR: Hugo Ramírez Iracheta

El agua literalmente es vida. Y es un elemento más preciado que el oro. Eso la convierte en motivo para comenzar guerras, tanto internas como entre países. Y la escasez mundial, más grave cada día, la vuelve un valioso bien que parece justificar el matar para tenerla. Esto parece ominoso. Sin embargo, es fácil comprobar que la ambición y la codicia están por encima del humanismo.

Se ha informado de la existencia de métodos para tratar el agua salada del mar y hacerla potable. Esto podría evitar conflagraciones como las ya registradas en varias naciones. Pasa lo mismo con la destinada a la agricultura. Pero es inobjetable el valor de la de consumo humano. Sin embargo, los sistemas actuales de desalinización son muy costosos.

Alguien podría cuestionar: ¿más que las vidas de millones de personas? La pregunta pudiera parecer innecesaria. Desgraciadamente, si no existe apoyo económico para investigar y buscar una respuesta a la escasez, el futuro no es nada halagüeño. Contar con una solución es prioritario. Sin embargo, el capitalismo es un sistema socioeconómico nada solidario.

ALGO QUE PARECE INCREÍBLE

El Papa Francisco ha citado que cada día mueren mil niños por enfermedades relacionadas con el consumo de agua no potable. Por su parte, la ONU ha divulgado que la población mundial es de más de 7 mil 700 millones de habitantes y que de cada 10 personas 4 enfrentan restricciones de leves hasta graves para acceder al agua.

La Laguna es una zona semidesértica y, por ilógico que pueda parecer, los mantos freáticos son explotados desmedidamente, sin importar que no haya recargas naturales. Lo anterior ha producido una escasez tan severa que la subsistencia de la región se encuentra en peligro. La Comarca Lagunera está en números rojos por lo que hace a la disposición del agua.

Por tal razón, expertos extranjeros calificaron la extracción del vital líquido de lento genocidio. Esto ocurre desde la instalación de LALA, y la creación posterior de otras empresas lecheras, cerveceras y refresqueras que, en apenas un lapso de 70 años, casi acaban con las reservas naturales que la naturaleza tardó millones de años en conformar.

LALA es un consorcio de producción y distribución de productos lácteos y cárnicos. Inició sus actividades en 1950, en Torreón, Coahuila, como Pasteurizadora La Laguna, y se ha convertido en un importante consorcio mundial. Sin embargo, el hecho de que para producir un litro de leche requiera de mil litros de agua, su funcionamiento se considera perjudicial.

ENFRENTAMIENTOS ARMADOS POR EL AGUA

La escasez del agua es mundial y cada vez se vuelve más difícil su obtención. Por esa razón ha aumentado el número de hostilidades teniendo el agua como motivo de conflicto. Los problemas se registran tanto en el medio urbano como el rural, y están involucrados diversos sectores sociales y autoridades de los tres niveles de gobierno.

El agua potable del planeta es un bien renovable, pero su gasto es oneroso y sus existencias se reducen cada año. El alza en las cantidades destinadas a la agricultura, la agroindustria, la industria y la reservada al consumo humano están acabando los reservorios. El problema es tan grave que el suministro del líquido se considera ya cuestión de seguridad nacional.

Casi todas las naciones están involucradas. Pocas se encuentran a salvo de una catástrofe parecida a una ficción apocalíptica. Canadá tiene grandes cantidades de agua y pareciera estar exenta. Sin embargo, ¿puede estarlo si tiene por vecino a Estados Unidos de Norteamérica, el cual registra escasez de agua? Esta situación es casi

desconocida a nivel mundial porque es poco divulgada.

Hace años el agua ya era considerada motivo de guerras internas y entre naciones. El problema es mucho más grave de lo que expone la prensa que, supuestamente, lo oculta para evitar el pánico. La verdad es que los países ricos se la quitan a los pueblos pobres utilizando la fuerza militar o mediante privatizaciones amañadas.

EL AGUA COMO SÍMBOLO DE MUERTE

Parece imposible, pero no lo es. La representación de la vida, el agua, ha pasado a ser un símbolo de muerte. La autodestrucción se avizora como inexorable destino de la humanidad, pues el comportamiento del hombre es regido por la avaricia. El volumen del vital elemento es poco, pero el usufructo amañado representa el enriquecimiento rápido de empresarios inescrupulosos.

La FAO ha informado que el agua potable ha sido motivo de enfrentamientos violentos desde la antigüedad. Además, que se han redactado más de 3,600 tratados sobre recursos internacionales del

agua. Otra cifra desesperanzadora es que existen 300 zonas en el planeta donde pudiera haber conflictos armados por su posesión.

Actualmente son mayores los peligros de la privatización y los consecuentes aumentos en el costo del agua. Un ejemplo lo representa la Guerra del Agua de Cochabamba, Bolivia, registrada de enero a abril del 2000. Se tuvieron bloqueos carreteros, huelgas y quema de facturas que los bolivianos se negaban a pagar. El saldo fue de 6 muertos, decenas de lesionados y grandes pérdidas materiales.

México registra escasez hídrica en diversas zonas. Una de ellas es, como ya se dijo, La Laguna, región asentada en partes de los estados de Coahuila y Durango. Conforma un área de importancia económica y social. Sin embargo, durante décadas, nada se ha hecho contra el hidroarsenisismo, problema de salud causado por la ingesta de agua contaminada con arsénico.

Así pues, el agua se ha convertido en motivo de lucha y, es posible, en un futuro no lejano, causa de la Tercera Guerra Mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here