Efectos del coronavirus, políticas que se pueden aplicar y riesgos

0
54

¿Qué se espera que suceda en términos económicos con la pandemia del coronavirus?

13 de Marzo de 2020.- Es de esperarse que la inversión fija bruta siga a la baja en el primer trimestre, lo cual podría extenderse hacia el segundo trimestre, pues ante la incertidumbre como la que se está viviendo ahorita, se anticipa un aplazamiento de los proyectos de inversión. El consumo puede tener un repunte durante marzo, pero por compras de pánico, para después observarse una desaceleración del consumo y no se descarta una contracción. Por el lado de las exportaciones, es probable que se desaceleren si la economía de Estados Unidos también lo hace. Asimismo, con la expansión del coronavirus en ese país, es probable que se implementen medidas sanitarias que entorpezcan el flujo de mercancías, ocasionando caídas de las exportaciones. Las exportaciones de bienes durables o productos para la fabricación de este tipo de bienes también se podrían ver afectados.

Con esto, se espera que la economía mexicana tenga una tasa de crecimiento entre 0 y 0.2% durante el 2020, aunque es probable que se sigan revisando a la baja los pronósticos de crecimiento, lo que dependerá de que tanto se propague el virus en México, es decir, del número de infectados y de muertes. Ante esto, las medidas de contingencia sanitaria serán muy importantes. Aunque se lleguen a cancelar o suspender las labores cotidianas y la economía se vea afectada en el corto plazo, en el mediano y en el largo plazo será de mayor beneficio, por la disminución en el número de víctimas esperadas, lo que también limitará el impacto económico.

Del lado de la economía financiera, es previsible que el tipo de cambio siga mostrando una alta volatilidad, con posibilidad de volver a alcanzar nuevos máximos históricos. Por arriba de los nuevos máximos históricos, no es posible calcular hasta dónde puede llegar el tipo de cambio, pero por la fuerza que ha estado tomando, es probable que alcance niveles de 23.50 pesos por dólar y tampoco se descartan niveles de 25 pesos por dólar. Este nivel equivaldría a una depreciación desde el nivel mínimo en el año de 18.52 pesos de 35%, caída similar a la mostrada en otros periodos de crisis.

¿Qué se puede hacer en términos de política económica para contrarrestar los efectos?

Solamente existen dos tipos de política económica: la monetaria, administrada por el banco central y la fiscal, administrada por el gobierno. En términos de política monetaria, el Banco de México puede recortar su tasa de referencia, tal como hizo la Reserva Federal y con esto incentivar la inversión y el consumo. Sin embargo, disminuciones de la tasa de interés pueden presionar ligeramente al alza al tipo de cambio. También es previsible que la comisión de cambios siga actuando.

Por el lado de la política fiscal, lo recomendable es que se aplique una política expansiva, en lo cual se sugeriría disminuir el superávit primario planeado para este año y redirigir recursos de algunos programas hacia el sector salud y también hacia las industrias más afectadas, como el turismo, entretenimiento, la manufactura de exportación, entre otros. La ayuda puede tomar la forma que en Estados Unidos se planteó, como el aplazamiento en el pago de impuestos, lo que equivale a créditos con una tasa de interés cero. La política fiscal expansiva puede hacer que no se den tantos despidos, sobre todo en las industrias que se espera que se vean más afectadas por la crisis sanitaria del coronavirus. Entre más se demore la aplicación de la política fiscal expansiva, menor será el impacto positivo para contrarrestar los efectos del coronavirus, tanto en la parte real de la economía como en la parte financiera.

Riesgos:

El virus se reproduce de forma exponencial.

Las cifras de casos reportados tienen un rezago, y la tasa de mortalidad un sesgo a la baja.

*Los casos confirmados son únicamente el límite inferior, ya que algunos no llegan a contabilizarse*.

El virus no es estadísticamente comparable a otros virus.

Es matemáticamente imposible hacer estimaciones sobre el impacto económico. Sin embargo, sí sabemos que en el peor de los escenarios se puede dar un gran número de contagios y de muertes. Ante esto se debe de actuar rápidamente, tanto en contingencias sanitarias y políticas económicas, para evitar una catástrofe, sin temor de llegar a la “exageración”.

Los costos económicos de suspender actividades son limitados y lineales, mientras que los costos de no hacer nada son desconocidos, no-lineales, y con la posibilidad de que sean letales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here