¿Dónde quedó el amor?

0
1085

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Creo que mucho tiempo viví pensando que el amor lo podía todo, pero a medida que van pasando los años, finalmente ves que el dar amor no lo es todo en la vida. A veces tratas de encajar a la perfección con tu pareja, tratas de ser mejor, de cuidar la relación, incluso cambias hasta amistades, creencias, actitudes, formas, demostraciones, para agradar de sobremanera a esa persona que una vez elegiste para compartir tu vida. Lo malo de esta situación es cuando por más esfuerzos que tratamos de realizar nada es lo correcto o nada es demasiado y siempre habrá algo que salga mal.

En ocasiones para tu pareja, hasta el más mínimo error es tan notorio y todos los cambios o actitudes positivas que creías tener de nada cuenta, siempre pesa más en una balanza todo lo negativo, lo malo influye tanto en la toma de decisiones, que lo bueno nadie lo nota; así de cruel es a veces el amor.

A veces creemos que el amor todo lo puede, que lucha contra todo, que no habrá tormentas que arranque los sentimientos cuando el amor es verdadero; pero de repente te das cuenta que esto no es verdad, que siempre hay un frijol en el arroz que logra abrir una brecha en una relación, siempre existirá hasta el más mínimo detalle que haga que todo lo que estabas tratando de sembrar se pueda perder.

Creo que cuando en verdad existe amor quieres que tu pareja se sienta feliz, tratas de comprender, de apoyar, de estar, de ser paciente, leal; tratas de aceptar y entender sus defectos y virtudes y es más que obvio que en una relación nada es miel sobre hojuelas, siempre habrá tempestades, dudas, inseguridades, miedos y miles de enojos, pero cuando el amor es real todo es cuestión de enfrentarlo de la mejor manera, de entablar comunicación y sobre todo que el amor exista en realidad y no se trata de perdonar infidelidades, maltratos o cosas así; sino de ver lo mejor del otro, no hacer de una nimiedad algo extraordinario.

En cuestiones del amor, todo mundo tenemos diferentes formas de pensar y de ver las cosas, pero recapacitamos de verdad cuando creemos que quien tenemos al lado de verdad vale la pena. Pero de repente nos damos cuenta de que no todo “amor” es amor de verdad, que no siempre el “querer” obtiene reciprocidad y que para ser felices en pareja hace falta que ambos miembros traten por todos los medios de en verdad querer estar bien, de entablar la mejor de las comunicaciones y deberíamos de ver siempre lo mejor uno del otro, de reír juntos, de ser cómplices, mejores amigos, novios o amantes.

Sí, en el amor nada es fácil; pero a veces nosotros mismos nos complicamos la existencia. Sé que no se trata de ir perdonando por la vida cualquier cosa, pero al menos replantearnos los motivos que causan nuestros enojos, que en ocasiones son cosas tan simples y sobre todo no crucificar a nuestra pareja y tratarlos como si fuera lo peor de la tierra. A mi parecer, sí, el amor todo lo puede o debería poder, o al menos el hecho de saber que nuestra pareja en verdad es sincera (o), que vale la pena las tristezas o alegrías.

En muchos casos por errores, dejamos que se muera el amor, pero hay que ponernos a pensar….¿En verdad era amor?. Creo que los sentimientos no se desaparecen de la noche a la mañana y como dijo Erich Fromm: “Empezamos a amar no cuando encontramos a la personas perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente a una persona imperfecta”. En las relaciones de pareja la perfección no existe, todo consiste en cómo queremos ver las situaciones y en el verdadero amor que tengamos.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here