Dicen en las Calles…

0
261

POR: Hugo Ramírez Iracheta

CUENTIONAMIENTO. Muchas personas se hacen dos preguntas que parecen difíciles de responder: ¿El político es peligroso? ¿Debemos tenerle miedo? La respuesta para ambos planteamientos es un enfático sí. El capitalismo es un sistema socioeconómico carente de reglas humanísticas donde sólo cuenta la utilidad. Entre más grande, mejor. Por lo tanto, en principio, a los políticos debe considerárseles de cuidado. Cualquiera puede deducir la explicación. Si un sistema socioeconómico permite todas las argucias imaginables para adquirir y acumular riquezas, los adoctrinados por ese método no se detendrán ante nada pues el capitalismo carece de moral y ética.

DESENCANTO. Cuando se demuestra a las personas el cómo, para qué y por qué se influye mediáticamente para manipular a la sociedad, de inmediato se repudia tal concepto. El rechazo puede necesitar explicaciones pues, con singulares excepciones, todos somos reacios a aceptar que alguien pueda jugar con nuestro “yo”, al cual consideramos bastante listo como para permitir que nos engañen. Pero sin duda hay sujetos más inteligentes que inventan métodos para engañar. Éstos son utilizados por quienes detentan los poderes político y económico pues necesitan que la gente crea que su pensamiento es autónomo. Esa situación es una exigencia para mantener el estado de cosas que les permitan enriquecerse lícita o ilegalmente. La forma no debe cambiar el resultado.

A LA CIUDADANÍA pareciera que nada la obliga a permanecer atenta al acontecer político. Sin embargo, por interés de una nación que cada día necesita defender el concepto democracia, así como de su aplicación para el bienestar común, es conveniente permanezca atenta del quehacer político. No hacerlo significa entregar nuestros derechos cívicos al poder que engulle el bienestar propio, el de nuestra familia y la de todo el pueblo. De esa negligencia pretenden aprovecharse el grupo de gobernadores rebeldes. Varios de ellos estuvieron presuntamente involucrados en la entrega de sobornos para que apoyaran la iniciativa del ex presidente Enrique Peña Nieto, la cual permitió la venta de PEMEX. Esa transacción hizo millonarios a muchos personajes del mundo de la política y perjudicó a millones de mexicanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here