Dicen en las Calles…

0
634

POR: Hugo Ramírez Iracheta

OLVIDO. En la historia de los municipios de La Laguna el olvido de las autoridades por sus gobernados es una constante, salvo honrosas excepciones. La negligencia o incompetencia de los alcaldes en cumplir sus obligaciones tiene a los servicios públicos en las peores circunstancias. Pavimento, drenaje, agua, alumbrado, seguridad pública (los delitos comunes deben ser combatidos por las autoridades locales), todos están en pésimas condiciones. En descargo de los ediles puede afirmarse los gobernadores de Coahuila y Durango poco hacen por La Región Lagunera. Así que el 2020 inicia poco propicio para los laguneros. Lerdo, Gómez Palacio y Torreón, por su importancia geográfica, política y económica su atraso es más notorio. ¡AGUAS! El nuevo año parece será difícil para los gobiernos estatales. La razón es que el Gobierno Federal les exigirá resultados en sus gestiones y ya no habrá mucha facilidad para pedir y recibir más dinero del presupuestado para el gasto en el 2020. Ya no podrá gastarse el dinero del pueblo en nada que no sea en beneficio de la ciudadanía. ¿Cómo compensar el faltante? Pues con aumento de impuestos. Pobre pueblo.

VENALIDAD. La mayor parte de los integrantes de los poderes legislativo, judicial y ejecutivo aprovechan cometer todo tipo de delitos. La corrupción en nuestro país es tan grande como su deuda, la cual ascendía a 456 mil 256 millones de dólares en diciembre pasado, según datos del Banco de México.

NEOLIBERALISMO. Durante el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado el capitalismo se “oficializó” en México. Se intensificó con Carlos Salinas, Ernesto Zedillo Ponce de León. El robo se hizo descarado con Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. México ha sido el botín y quienes pagan los fraudes de los ex presidentes son los mexicanos. ¿O ya se olvidó el FOBAPROA, el mayor fraude del siglo XX que se estima pagarse hasta el 2070?

FALACIA. Si un pueblo carece de educación, quienes detentan el poder engañan a los ciudadanos. Anteriormente lo hacían al afirmar eran descendientes de divinidades. Ahora lo hacen al impedir a los ciudadanos tengan acceso a una verdadera educación y a la cultura. Así pueden manipular fácilmente a la comunidad y la gente cree todas sus mentiras. Para falsear la realidad social, política y económica utilizan los medios de comunicación masiva. Prensa, libros, televisión, cine y radio alteran la verdad, la cual el pueblo acepta dado en tanto no tiene capacidad de discernimiento y menos de crítica. Las leyes, que deberían ser para beneficio de la sociedad, están al servicio de los ricos al defender sus intereses, y en contra de los pobres, pues ignoran cómo defenderse del abuso de los poderosos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here