Dicen en las Calles…

0
634

POR: Hugo Ramírez Iracheta

OLVIDO. Una “pequeña” distracción, descuido u omisión tuvieron los medios de comunicación (los defensores de los políticos corruptos, ladrones del patrimonio de la nación, además de los dueños del gran capital). Durante los tres sexenios pasados los “periodistas” supuestamente nunca supieron que en 1999 la deuda de PEMEX era de 12 mil 500 millones de dólares, y en 2018 Peña Nieto la dejó 103 mil millones de dólares. En los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña el petróleo tuvo un precio alto, por lo cual se registró una recaudación súper millonaria. Se pudo pagar el adeudo, pero Fox, Calderón y Peña Nieto prefirieron convertirse en multimillonarios. ¡Y todavía lloran, sobre todo Fox, por el retiro de su pensión! Ese gasto era una mentada de madre para los mexicanos pobres. También periódicos, TV y radio recibieron una tajada enorme. He ahí el motivo de las críticas al presidente Andrés Manuel López Obrador por el retiro de las cuotas que recibían los pillos por ocultar información y hablar bien de las pendejadas gubernamentales.

TRABAJADOR. Un archimillonario, Carlos Slim, afirma: “La pobreza se combate con trabajo, no con caridad”. En primer lugar ¿alguien sabe de algún hombre tremendamente rico haya hechos sus billones mediante el trabajo honesto? Claro que no. La ayuda económica entregada a jóvenes para estudiar o prepararse en algún oficio no es caridad. El tener empatía con los viejos que no tienen ingresos no es limosna. Esas acciones tienen sentido de solidaridad social. Por otra parte, no debe olvidarse que toda gran riqueza tiene una oscura historia.

DEBER. La obligación de todo gobernante es velar porque los gobernados puedan satisfacer sus necesidades básicas y la de sus familias. La avaricia y la codicia no son privativas de la sociedad de México. Tampoco de todos sus ciudadanos. Es una particularidad que se presenta en la mayoría de los individuos, pero en diferentes niveles. Los políticos, muchos de ellos, la imitaron de los grandes empresarios que pagaban bajos salarios a los obreros y empleados. Y sin importar la miseria que propagaban, la clase política aprovechaba para enriquecerse y los empresarios explotaban a los trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here