Dicen en las Calles

0
472

POR: Hugo Ramírez Iracheta

ESTAMPA. La imagen de Enrique Peña Nieto como Primer mandatario fue deprimente desde la campaña, inicio y fin del sexenio. Para contrarrestar este deprimente perfil, nunca antes visto en otro presidente de la República, el ex gobernante contrató 6 empresas de redes sociales. Destinó 100 millones 258 mil pesos en lo que al final fue un rotundo fracaso y un gasto infructuoso. Terminó su mandato con la más baja aceptación que haya obtenido dignatario alguno. Ocurrió esta situación pese a que las revistas The Economist y Times publicaron el “Mexican momento”, en el 2012 y “Saving Mexico”, en el 2014, respectivamente. La propaganda gringa también falla, no solamente la nacional.

¡INCREIBLE! Exclama la gente cuando se entera de: Un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) califico como inconstitucional la Ley Federal de Remuneraciones a Servidores Públicos. Alberto Pérez Dayán, uno de los integrantes de la corte que se supone sanciona la aplicación de la ley conforme a Derecho, no acepta ganar menos que el Presidente de la República. Pregunta: ¿Su actitud es justa? La respuesta es no, pues México es un país con grandes riquezas naturales pero una nación con grandes y graves carencias. Por esa razón la plebe comenta que si no le conviene el sueldo, emigre a la iniciativa privada. Nada se lo impide.

MÁS. El ex director del INFONAVIT, David Penchyna, ganaba 700 MIL PESOS MENSUALES. ¡Pobre pueblo!, soportó tal ultraje. Por cierto, durante su paso por la institución el gasto se incrementó en un 80 por ciento. Sin embargo, cualquier “beneficiario” de los créditos desmentirá hubo mejoras en la construcción de viviendas bautizadas por la gente como “pajareras”. En su momento se dijo que las viviendas de interés popular habían subido de calidad. La verdad, lo único que subió fueron los precios y dificultades para recibir el título de propiedad. La burocracia los hacía lentos en espera de recibir ofertas por acelerarlos.

FRASE. Friederick Nietzsche (1844/1900), escribió: “La boca puede mentir, pero la mueca que se hace en ese momento revela, sin embargo, la verdad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here