Dicen en las Calles

0
411

POR: Hugo Ramírez Iracheta

INTERROGANTE. Mis amigos y compañeros, en ocasiones cómplices de algún delito moral, mal educados y vestidos pero orgullosos de pertenecer a la plebe, creen imprescindible termine la costumbre del “Robin Hood al revés”. Su significado es: “El rico roba a los pobres para hacer más ricos a los ricos”. La frase provoca una sonrisa burlona entre quienes habitan el Olimpo económico. Para quienes sufren la interminable rapacería no tiene nada de gracia. El “salario mínimo” verdaderamente es ínfimo y su monto es un crimen ético. La injusticia es grande y parece no hay poder judicial le ponga fin. Claro, el individuo por sí solo no puede luchar contra esta injusticia. ¿Existe una solución? Sí, la unión de quienes sufren tal escamoteo y apoyen a quien los defienda honestamente.

PARALELISMO. El pensamiento del Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene muchas coincidencias, sin ánimo de aparecer blasfemo, con las de Jesús de Nazareth. A éste último muchos lo

tildan de socialista. Para algunos el socialismo es una invención maligna, aunque no especifican porque lo creen así. La Igualdad entre los hombres, entre otras la económica, es una blasfemia, pues es extraña y resulta atentatoria y perjudicial a los objetivos de la conducta consumista de la sociedad y atentatoria al objetivo de la doctrina capitalista.

NOTORIA. Francisco, así lo nombran los medios de comunicación. Pareciera le niegan difusión a su figura y palabras que fustigan a los ricos por la indiferencia hacia los problemas sociales. Pese a esa falta de difusión, tiene una gran aceptación entre los desposeídos. Es conocido como el “Papa de los Pobres”. No estoy seguro, pero parecer ser este hombre que anhela el fin de las diferencias sociales eligió el nombre que lleva como Pastor de la Iglesia Católica en memoria de San Francisco de Así, quien manifestó: “Yo necesito poco para vivir, y lo poco que necesito, lo necesito poco”. Durante su carrera sacerdotal el Papa Francisco llevó una vida casi monástica. Ahora como sucesor de San Pedro lo hace

en menor medida por las reglamentaciones que la tradición impone a su investidura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here