Dicen en las Calles…

0
151

POR: Hugo Ramírez Iracheta

¿INDIFERENCIA? Las reiteradas que- compartas mensajes falsos jas de los gomezpalatinos contra los taxistas por ofrecer a bocinazos sus servicios, encuentran oídos sordos en los funcionarios de la Subdirección del Autotransporte en La Laguna de Durango. Muchos mal pensados afirman esta incapacidad auditiva existe porque las orejas de los servidores públicos están bien recubiertas con papel moneda.

¿INNECESARIAS? Porque existen demasiadas y no se aplican, la plebe concede la razón a quienes afirman que cuando una nación tiene muchas leyes, éstas se anulan unas a otras, se ignoran o no se aplican pues se pierden en la maraña de los intereses económicos.
La Subdelegación del Autotransporte de Durango no hace respetar la ley a los concesionarios, específicamente a los taxistas. Su ineficiencia ha convertido a Gómez Palacio en una de las ciudades más ruidosas de México. Además de no acatar las leyes viales, los taxistas violan el Reglamento para la Protección del Ambiente Contra la Contaminación Originada por la Emisión de Ruido (de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente). Debe existir un motivo para no proceder contra los transgresores. En las calles se escucha no se procede contra los infractores porque el gobierno les debe favores.

DIFICULTAD. El aumento del número de automotores que circulan diariamente en
Las Tres Ciudades Hermanas ha complicado el tráfico. El problema se intensifica por la
mala planificación vial, detenerse en doble fila, calles estrechas donde debería prohibirse
estacionarse, el incumplimiento (si no ha sido derogada), de la ley que obligaba a centros
escolares y negocios grandes tener estacionamientos. Esta medida pretendía proteger
a los niños al ser llevados a colegios y escuelas; que los clientes de establecimientos
comerciales no se detuvieran en doble fila, dificultando el tráfico, lo cual provoca
embotellamientos. No hay escuela, colegio o centro comercial mediano que no entorpezca
la vialidad, pues la gran mayoría carece de estacionamiento.

FRACASO. La plebe está harta de fiascos como el de la actual administración federal.
La desilusión aumenta pues sin rubor alguno el aún Presidente de México insiste en
engañar a los mexicanos. Habla de lo “bueno” de su mandato. Y la gente se pregunta:
¿por qué casi más del sesenta por ciento de la población vive en pobreza extrema o en pobreza? Igualmente cuestiona que la riqueza del país esté concentrada en tan pocas familias. Lo único bueno, dice la plebe, es el fin de un sexenio, que igual a los registrados desde 1988, han mantenido postrado al pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here