Dicen en las Calles…

0
112

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

INICIO. El número de personas que no deseaba el triunfo de la democracia, por estar instaladas en una confortabilidad sustentada en la miseria de muchos, era (es) considerable. Sin embargo, la gente que vive en el infortunio económico, y pobres que anhelan un nivel de vida digno, no solamente fueron mayoría, sino que decidieron un cambio que propicie mejores perspectivas de justicia social. Pero cuidado. No basta con haber sufragado el uno de julio. Ahora se requiere otra acción muy necesaria. El apoyo para que el futuro Presidente de la República de los Estados Unidos Mexicanos pueda cumplir los ofrecimientos hechos en campaña. Él puede tener buenas y grandes intenciones, rodearse de gente capaz en su gabinete administrativo Sin embargo, es imperativo el respaldo del pueblo para evitar que sus proyectos salgan avante no importa quesean obstaculizados. Ya lo demostró la propia ciudadanía: “Juntos haremos historia”. Y la unidad es imprescindible para conseguirlo.
MAESTRO. Tarzán, es el personaje de ficción que se desplaza de liana en liana en la selva africana. Esta práctica fue adoptada por los políticos mexicanos. En la jungla de la política, el afán de permanecer en la nómina oficial y percibir sueldos por no hacer nada, se le denomina “seguir en la liana”. Si tienen un cargo público que está por terminar y desean otro para asegurar su confort económico, piden “licencia”. En el caso de perder las elecciones para el puesto, se reintegran a su antiguo cargo. Ejemplos de quienes justifican su codicia con la frase “quiero servir al pueblo” hay muchos. Citarlos sería tedioso. Pero sí puede mencionarse la desfachatez y desvergüenza de los políticos de la mayoría de los partidos.
DEFINICIÓN. Francisco, “El Papa de los pobres”, expresó en una ocasión: “La política, tan degradada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciadas de la caridad, porque busca el bien común. Tenemos que convencernos de que la caridad no es sólo el principio de las microrelaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también de las macrorelaciones sociales, económicas y políticas”. ¿Esta declaración incluye a los políticos mexicanos?
CAMBIO. Quienes justificaban su ausencia en las urnas con el pretexto de que votar era perder el tiempob porque nada cambiaba, recibieron una lección de civismo de los olvidados del gobierno. En las elecciones pasadas quedó demostrada la importancia del voto: el 63 por ciento de quienes votaron el 1 de julio decidieron que un aspirante a la presidencia de la República Mexicana ocupara ese cargo. Fue invalidada la afirmación, palabras más, palabras menos, de Miguel de la Madrid Hurtado: “… la justicia estorba para ejercer el poder y la impunidad también es necesaria para los poderosos”. Quedó perfectamente establecido que el pueblo decide a quien se otorga el poder mediante el voto. Y al hacerlo en defensa de los intereses del pueblo, también se puso de manifiesto el adagio “La voz del pueblo es la voz de Dios”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here