Dicen en las Calles

0
101

POR: Hugo Ramírez Iracheta

TEMOR. Mientras José Antonio Meade trata de ganar las elecciones del uno de julio, el gobierno para el que trabajó muchos años antepone obstáculos a su intento. La varias veces expuesta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en la gestión de Rosario Robles, acompañada de Meade, fue denunciada por fraude de más de 6 mil millones de pesos. Ahora se le encuentra un egreso 18 veces superior al que se le había autorizado. Según revela un medio capitalino, la Oficina de la Secretaría y Comunicación Social gastó más de 630 millones de pesos aunque el presupuesto aprobado era de 32 millones 787 mil pesos para 2017. Esto ocurre cuando Meade apenas había dejado de autodefinirse como candidato ciudadano para enrolarse en las filas del PRI. ¡Pero eso no es todo!, como diría un vendedor al ofrecer una oferta. La Secretaría de Educación Pública (¿?) ejerció en propaganda en 2017 mil 963 millones de pesos. El gasto autorizado fue mucho menor. Sin embargo, hubo un sobregiro de 2 mil 680 por ciento. Aparte de la poca aceptación que tiene Meade, sus propios padrinos le ponen piedritas a su tambaleante carrera hacia la Presidencia de la República.
BRONCA. Jaime “El Bronco” Rodríguez (el mismo que no aceptó dinero del INE), se encuentra en otro lío. Ahora no es por firmas apócrifas, sino financiero. Se encontró entre quienes apoyaron su campaña a personas humildes. Y usted se preguntará, con justa razón: “Y eso ¿qué? Cualquiera puede respaldar económicamente a su candidato”. Cierto. Tan verdadero como que en La Laguna hace mucho calor y en San Pedro de los Garza, de donde fue presidente municipal “El Bronco”, viven los hombres más acaudalados del industrioso Nuevo León. Sin embargo, la gente humilde que aportó a la campaña no fue un peso o dos, sino cientos de miles de pesos. Ya se había comentado que una campaña es costosa y que tanto Jaime, como Margarita, quien también rechazó el financiamiento del INE, nunca de los nuncas iban a gastar dinero propio en una lucha perdida. Y pensar que hubo quienes creyeron los desplantes de “El Bronco”.
ARGUCIAS. Hay muchas personas honradas que tienen el defecto de creer casi todo lo que les dicen o se difunde en los medios de comunicación. Pues bien, conozco a una quien aceptó una moraleja como verdadera, en la cual se atacaba a un candidato presidencial con algo que fue presentado como moraleja. Describía que un perro es leal y con muchas cualidades. Al final se le calificaba de ser mejor que alguien que habla mucho. Esta fue la respuesta: “Según el perro. Si es domesticado, excelente; si es callejero, cuidado; si es salvaje, extreme precauciones. Sin embargo, póngase a rezar si es uno entrenado y conforma una jauría. Estos son fieles en cumplir órdenes de matar cómo, cuándo, dónde y a cualquier hora, sin importar quien sea la víctima. Las frases y sentencias siempre tienen una, dos o más acepciones. La experiencia o saber analizar lo que nos cuentan son buenas tácticas para evitar cometer errores al aceptar, sin dudar, todo lo que se cuenta o difunden los medios”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here