Día del Maestro

0
865

POR: Fernando Rangel de León

Tenemos más presentes a nuestros maestros de educación superior, que a los de primaria; que sembraron la simientes del saber en nuestras mentes, y coadyuvaron con nuestras madres y padres a forjar nuestro carácter, formar nuestro espíritu y templar nuestra fuerza de voluntad, de niños; que marcó nuestro carácter para siempre.

Por eso en el Día del Maestro debemos de recordar con gratitud a nuestras profesoras y profesores que nos enseñaron las primeras letras y números; que en mi fueron Sanjuana Arguijo (de gratos recuerdos), Josefina Escobedo, Magdalena Hernández y Dolores Carrera, en la Escuela Primaria Apolonio M. Avilés, de Matamoros; y Amanda Contreras, en la Escuela Centenario, de Torreón.

De la Escuela Secundaria Preparatoria Venustiano Carranza, también de Torreón, debemos de recordar con mucho agradecimiento a los doctores Carlos Montfort Rubín y Jesús Fuentes Pérez.

De la Facultad de Derecho dejaron una huella indeleble en nuestras mentes los abogados Mario de la Cueva, Andrés Serra Rojas, Ignacio Burgoa Orihuela; e indirectamente sobre todo el maestro de ellos Antonio Caso, y uno de sus más ilustres alumnos: Vicente Lombardo Toledano.

Este 15 de mayo se cumplen 102 años de la primera celebración del Día del Maestro, en 1918, declarado oficial por el Presidente Venustiano Carranza.

En México tenemos como precursores de la formación de maestros a los Presidentes Valentín Gómez Farías, que creó escuelas normales; y a Benito Juárez; con las enseñanzas de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, Ignacio Manuel Altamirano, Gabino Barreda (no confundir con Gabino Barrera, el que no entendía razones andando en la borrachera), quien creó la Escuela Nacional Preparatoria,

pilar de la ahora UNAM, Justo Sierra, José Vasconcelos, Antonio Caso (maestro de los 7 sabios), y a los normalistas Rafael Ramírez y a nuestro matamorense José Santos Valdés, entre otros muchos preclaros maestros, que seguirán vivos mientras dure la obra educativa, que ha costado muchos esfuerzos y sacrificios al pueblo de México, y que será imperecedera.

Por eso debemos de atender la educación, como estamos atendiendo la salud ahora con el Coronavirus, llamado así por sus 7 virus representados por la aureola que rodean parecido a la corona del sol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here