Press "Enter" to skip to content

Detrás de la matanza de Reynosa: Tres hipótesis de InSight Crime

Tamaulipas a 23 de junio (InSightCrime).– Un confuso hecho en la ciudad fronteriza de Reynosa, en el norte de México, que dejó varios civiles muertos sigue sin explicarse. Expertas en seguridad señalan tres escenarios posibles: un reajuste criminal del Cártel del Golfo en el mundo criminal, la búsqueda de nuevos acuerdos con actores políticos, o un mero deseo de sembrar el caos.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó durante su conferencia matutina del 21 de junio que “comandos armados” fueron responsables de la violencia y solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) abrir una investigación sobre una serie de balaceras en Reynosa en las que murieron 19 personas.

Los ataques en la ciudad de Reynosa, ubicada en la frontera entre Estados Unidos y México en el estado de Tamaulipas, ocurrieron el 19 de julio a lo largo de 90 minutos. Entre las víctimas se encuentran obreros, enfermeros, trabajadores de maquila, taxistas y estudiantes que presuntamente fueron elegidos al azar, informó el portal tamaulipeco Elefante Blanco.

Por otro lado, cuatro civiles armados –presuntamente involucrados en los tiroteos– murieron en intentos de ser detenidos por las autoridades, según el medio local. Las autoridades también rescataron a dos mujeres que habían sido secuestradas por uno de los comandos.

1. DISPUTAS CRIMINALES

Reynosa, junto con otras ciudades fronterizas como Matamoros y Nuevo Laredo, es uno de los bastiones históricos del Cártel del Golfo y fungió como una especie de refugio en la que la organización gozó de un breve periodo de estabilidad tras el debilitamiento de Los Zetas, su principal rival.

No obstante, la fragmentación que vive el hampa mexicano hoy presenta un complejo escenario criminal en Tamaulipas, ya que varios grupos criminales se disputan el acceso a las economías ilegales y a la frontera, según dijo a InSight Crime Guadalupe Correa, profesora de la Universidad de George Mason en Virginia, Estados Unidos.

“Hoy en día no sólo hablamos de una sola célula del Cártel del Golfo en la frontera, ya que no operan de manera cohesionada […] hablamos de varias células”, dijo Correa a InSight Crime.

“También hay presencia de varias grupos previamente asociados a Los Zetas […] muchos de ellos no solo se dedican al narcotráfico sino también al secuestro, extorsión, venta de combustible y la piratería”, explicó la profesora.

Una de las escisiones más destacables de Los Zetas es el llamado Cártel del Noreste, que ha ganado terreno en la zona nororiental del país en los últimos tres años y se ha movido agresivamente hacia la frontera, alterando el aparente dominio del Cártel del Golfo.

Esto ha resultado en disputas sangrientas. A finales de abril, por ejemplo, el Cártel del Noreste asesinó y calcinó a ocho personas vinculadas al Cártel del Golfo en el municipio de Camargo. En marzo, células de ambos grupos se enfrentaron durante un día entero en los municipios de Matamoros y Río Bravo.

En Reynosa se han reportado enfrentamientos que involucran al Cártel del Noreste desde al menos 2017, por lo que es probable que los recientes hechos estén relacionados a este conflicto o a disputas con otras estructuras criminales.

“Una de las posibles explicaciones es que [los hechos en Reynosa] respondan a la protección de territorio”, dijo a InSight Crime Marisol Ochoa, académica de la Universidad Iberoamericana especializada en seguridad en Tamaulipas.

2. REACOMODOS POLÍTICOS

Otra posible hipótesis es que las recientes balaceras estén relacionadas a un reacomodo de acuerdos político-criminales.

El actual Gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, ha sido vinculado al Cártel del Golfo desde al menos 2004, cuando buscó la Presidencia Municipal de Reynosa. Las investigaciones de los gobiernos de México y Estados Unidos indican que el mandatario podría haber recibido sobornos por parte del grupo criminal para su campaña a la alcaldía de Reynosa en 2004, a cambio de ofrecerles protección.

El partido de Cabeza de Vaca –Partido de Acción Nacional (PAN)– recientemente perdió la mayoría del Congreso local, lo que implica un reacomodo de actores políticos. Por lo tanto, es probable que los grupos criminales estén buscando nuevos acuerdos.

“La participación de varios agentes del orden en actos criminales en Tamaulipas indica que siempre ha existido cierto tipo de protección para la delincuencia organizada […] El actual reacomodo político podría estar generando inestabilidad”, dijo Correa a InSight Crime.

3. GENERAR MIEDO

Por su parte, Marisol Ochoa también sugirió a InSight Crime no descartar una tercera hipótesis de que los hechos no responden necesariamente a cálculos racionales o la búsqueda de un objetivo específico, sino a una forma de desestabilizar la sensación de seguridad en la población.

“[Los hechos en Reynosa] parecen haber sido improvisados, murieron 14 civiles que no estaban involucrados. Es una operación muy desorganizada. No necesariamente queda claro qué ajuste de cuentas se pudo haber dado y cuál era el objetivo”, señaló Ochoa.

Tras un periodo de relativa estabilidad en el que actos violentos de esta magnitud ya no eran tan comunes en Reynosa, es posible que algún actor armado vuelva a buscar generar conflicto.

“Generar miedo en la población también es una herramienta para los grupos criminales”, concluyó.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: