¡Cumplí!

0
176

POR: Dr. Manuel Estrada Quezada

Que satisfacción más sublime
la de cumplir una promesa.
Pero no política.
Tampoco mercantil.
Una promesa cuyo cumplimiento,
implique cambios interiores.
De actitud.
De manera de pensar.
Promesa que para su cumplimiento,
se requiera una profunda
demostración de amor.

Aún falta lo mejor por venir…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here