Cuidado con las comilonas decembrinas

0
1421

POR: Irma Bolívar Ayala

Se puede subir hasta 7 kilos de peso
”De limpios y tragones están llenos los panteones”

El exceso de comer tamales, champurrado, pierna de cerdo, pavo, mariscos, carne, ponche, postres, bebidas alcohólicas entre muchos otros platillos tradicionales de la época, se pueden ganar entre 4 a 7 kilos de peso, lo que puede provocar activación de la diabetes,
hipertensión arterial, aumento en triglicéridos y colesterol, sumado a la inactividad física.

El doctor Isidro Bustos Balderas, aseguró que el peor enemigo para subir de peso no son las fiestas decembrinas, sino la falta de moderación en la ingesta de numerosos platillos, bebidas embriagantes, chocolates, pastelillos: “en lugar de una reunión familiar o de amigos, se convierte en comilona”.

Para subir hasta 7 kilos, hay que consumir alrededor de 7 mil calorías por reunión, pareciera un disparate, indicó el Galeno, pero sí llega a ocurrir en muchas personas, porque abundan los compromisos sociales o de trabajo; desde muy temprano empiezan a ingerir
alimentos repletos de grasas, azúcares y sal.

Indicó que como es sabido, todos los excesos son malos, en diciembre no solo se manifiesta en el sobrepeso, sino conlleva a sufrir alteraciones metabólicas que es
el inicio de padecimientos como la diabetes, hipertensión, incremento en triglicéridos y colesterol malo.

“Si no se lleva una dieta adecuada en pacientes que sufren enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes, cardiovasculares, insuficiencia renal o hepática, las complicaciones por desórdenes alimenticios pueden ocasionar la muerte”, enfatizó.

En esta temporada muchos pacientes dejan de tomar su medicamento, indicó el doctor Bustos Balderas, “por las prisas olvidan llevar su pastillero o deciden tomarla a
su regreso, pero es común que se olvide, la combinación entre los excesos y la falta del medicamento puede ser mortal”.

Manifestó que se debe disfrutar de las fiestas, porque es cuando se reúnen con los amigos que solo se ven en esta época, al igual que con familiares que llegan de fuera, pero hay que balancear la comida y beber con moderación.

“No es malo comer los platillos de la época, el peligro está en los atracones, que producen la indigestión que hasta al hospital va a parar la persona”, dijo.

“De limpios y tragones están llenos los panteones”, dijo el entrevistado, al asegurar que el 25 de diciembre y el 1 de cada año las consultas en Urgencias de hospitales públicos como privados se incrementa, el 90 por ciento de los casos son ocasionados por excesos en el comer, aseguró.

Advirtió el doctor que hay que tener en cuenta que no todos los alimentos son buenos para todos y no hay que abalanzarse a todo lo que nos gusta, hay que racionar en porciones pequeñas.

Recomendó que hay que ser prudentes, hay que tener equilibrio en la alimentación diaria, si se tiene una reunión o dos en un mismo día, hay que moderar y seleccionar lo que se va a comer, pero sobre todo tener actividad física.

Finalizó la entrevista diciendo: “somos lo que comemos, eso es muy cierto. Hay que tomar conciencia de que podemos preservar la salud con una alimentación balanceada, hacer ejercicio y tomar dos litros de agua todos los días”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here