Press "Enter" to skip to content

Contrapunto

POR: Hugo Ramírez Iracheta

FURTIVAMENTE, sin que la sociedad se entere, (solamente lo saben aquellos que siguen el acontecer geopolítico), está en proceso un fenómeno que pasa inadvertido para la gente: las élites económicas del mundo se apoderan del poder económico, político y social del mundo.

Concentrada la riqueza, las influencias y los hilos para titiretear a la plebe, pobres, clase media y ricos (no confundir con quienes poseen miles de millones de pesos), la manipulación de las masas se desarrolla subrepticiamente.

Los dueños de inmensas riquezas se percataron que el dinero es un dios que casi todo lo puede (menos evadir la enfermedad y la muerte de sus dueños), y demuestran su capacidad de mando en todo el quehacer humano.

Para las familias archimillonarias, con dinero suficiente para que la quinta generación de sus descendientes dilapide inmensas fortunas en una vida de lujo inimaginable, los necesitados son un reproche no percibido.

Muchos dirán que su estado social se debe a su propia abulia y falta de voluntad para abandonar ese segmento social. Así que los acaudalados no experimentan sentimiento de solidaridad alguno, mucho menos culpa por el infortunio existente.

La apatía es tan grande que miles de seres humanos (niños, adultos y viejos), mueren a diario por enfermedad, desnutrición y guerras intestinas. Nadie se preocupa por el derecho y la justicia social, que son una obligación humanística, así como la de cuidar al prójimo. Se ha llegado a la inmunización, casi general, contra el dolor ajeno.

Poco puede hacerse para evitar esa indiferencia que nos vuelve pasivos ante los peligros que crea nuestra apatía. La escalada

de los muy ricos que manipulan a la sociedad está muy avanzada.

Los medios de comunicación masiva han sido trastocados en un dios malévolo que maneja a su antojo a las personas. Les dicta qué hacer social y políticamente; lo bueno o lo malo y hasta su forma de pensar. Y la gente es esclava sin tener consciencia de su esclavitud.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: