Contrapunto

0
2114

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

POLITÓLOGOS internacionales comentan existe en el mundo un grupo o sociedad secreta que influye en las decisiones políticas, económicas y sociales de las naciones. Apoya al “capitalismo salvaje” sin restricciones.
De su influencia y predominio no escapa gobierno de ningún país, por grandes que sean sus poderes económicos, políticos y militares. La gente común poco o nada sabe de su existencia. Cuanto se conoce de ella es por la lectura de artículos o haber visto en la televisión programas sobre el tema.
Oficialmente nadie ha identificado ese organismo, pero su poderío lo resienten países pobres y ricos. Funciona eficazmente y aunque se han registrado intentos en el pasado para destruirlo, todos han fallado. Su poder económico ha sido consolidado mediante la usura. Es inmenso y está presente en toda actividad que produzca grandes riquezas. La mayoría de medios de comunicación masiva más poderosos del planeta le pertenecen. A través de ellos encubre sus actos predatorios. Otro de sus objetivos es que su etnia (la cual
es repudiada en la mayoría de las naciones), sea aceptada. Por cientos de años ha sido rechazada. Durante la Edad Media en el Viejo Continente sus ciudadanos sufrieron persecuciones y despojos de sus bienes. Sin embargo, actualmente, las crisis económicas en los países, planeadas y ejecutadas por la banca (misma en la que tienen injerencia), goza de total encubrimiento y se hace creer esas acciones son el resultado de movimientos “naturales” geopolíticos y de la economía globalizada.
Este grupo o sociedad también se haya en México. La gran mayoría de su población es pobre, aunque su territorio posee bienes naturales de los cuales carecen países ricos.
Las medidas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que protegen esas riquezas, afectanintereses de naciones capitalistas y por ello las combaten. La oposición a terminar con el “huachicoleo” es un buen ejemplo.
Y si se acepta la frase de AMLO: “sin el pueblo no soy nada”, todo buen mexicano debe apoyarlo. Defender la soberanía nacional, repudiar a los medios de comunicación hostiles al pueblo y salvaguardar el derecho al bienestar social es un deber patriótico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here