Contrapunto

0
907

Por: Hugo Ramírez Iracheta 

LOS SIMPATIZANTES de Jaime Rodríguez, Ricardo Anaya y José Meade rechazan aún, sin razonamiento, las ideas y propuestas del presidente electo, Andrés Manuel Obrador. Incluso integrantes de la clase media lo hacen en respuesta al aleccionamiento mental del que son víctimas inconscientes de los medios de comunicación masiva.

Lo hacen también aquellos cuyo salario les permite un nivel de vida satisfactorio y/o acaudalado, sin llegar millonario. Y creen poner en práctica el libre albedrío. No tienen consciencia de que muchas de sus decisiones son el resultado de la manipulación mental. Ésta se realiza mediante los periódicos, libros, revistas, radio, cine y televisión. El condicionamiento mental propicia el fanatismo.

Debido al mito del “homo sapiens” (en realidad, quienes realmente piensan son los genios; el resto de los humanos sólo seguimos sus ideas), la mayoría de la gente ni siquiera considera la posibilidad de que sus emociones y sentimientos son manipuladas. Con la aplicación de técnicas, basadas en el estudio del

comportamiento humano, modifican su percepción de la realidad. Así, las personas aceptan y obedecen imposiciones de creencias que piensan son decisiones propias y no conductas impuestas.

Pocas personas son conscientes se les impulsa a comprar todo cuanto su capacidad económica les permite. Comprar se vuelve una obsesión y se convierten en compradores compulsivos. Las mismas técnicas se usan en la política. La imagen de un candidato se maneja como un artículo comercial.

En la campaña electoral pasada tres candidatos recibieron excesiva propaganda. Pero olvidaron difundir plataformas ideológicas, proyectos y planes de trabajo. Optaron por desacreditar a AMLO. Esa actitud influyó en su derrota. Aunque expertos en política prefieren la explicación de que la sociedad estaba harta de la corrupción.

Joseph Goebbels, quien se encargó de la imagen de Hitler, es considerado el creador de la propaganda moderna. Escribió preceptos sobre ella. Entre otros, el Principio de Orquestación. Su propuesta es la repetición de ideas, presentándolas desde diferentes

perspectivas, convergiendo siempre sobre el mismo tópico.

Se considera esta táctica dio lugar a la frase “Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por aceptarse como una verdad”. Otra norma es el Principio de la Unanimidad. Su propósito es convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, dándole una impresión de seguridad por la unanimidad de pensamiento.

Ambos conceptos se encuentran en la publicidad actual. Pero tres candidatos olvidaron abordar los valores éticos. Por ejemplo (citas de Wikipedia): “La honestidad, que abarca acciones y pensamientos del hombre y genera confianza. No permite mentiras ni engaños”. Otra condición ética: “Dar respuestas a los compromisos asumidos, lo cual es lo que esperan los gobernados”. Antes de asumir el cargo, AMLO demuestra deseo de cumplirlos.

López Obrador ganó las elecciones y es virtual presidente de México. Sin embargo, sus enemigos han emprendido una campaña de desprestigio. Su error es hacerla entre la gente que respaldó a sus oponentes, y no con los pobres, quienes representan

la mayoría de quienes votaron por él. Pero fallarían si pretendieran acercarse a la plebe. Mínimo serían abucheados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here