Contrapunto

0
348

POR: Hugo Ramírez Iracheta

NO EXISTE nada en el mundo que pueda escapar a la corrupción. El sistema neoliberal ha transformado a la codicia de pecado en virtud. En cualquier actividad humana se encuentra la descomposición moral. Y tal como sucede en la política, donde la putrefacción moral ya no sorprende a nadie, lo mismo ocurre en el deporte más popular del mundo: el balompié.
La Copa Mundial de Fútbol de la FIFA se realiza cada cuatro años, tiene mayor teleaudiencia que los Juegos Olímpicos. También mayores ganancias económicas, sobre todo ilícitas, porque en la FIFA existe un elevado nivel de corrupción.
La edición de la Vigésima Primera Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, inició el 14 de junio y termina el 15 de julio. Comenzó con el enfrentamiento de la selección nacional rusa contra la de Arabia Saudita. Los anfitriones rusos golearon 5-0.
Sin embargo, con antelación, los rusos metieron un gol de oro y recibieron la adjudicación de la sede. Supuestamente ofrecieron más dinero para ser favorecidos en organizar el torneo deportivo de mayor magnitud económica en el orbe. Incluso derrotó a Inglaterra, país que amenazó con retirarse de la competición y boicotear el torneo.
Directivos de la FIFA de varios niveles se han visto en el escándalo surgido a partir de que Estados Unidos de Norteamérica inició una investigación por falta de pago de impuestos y sobornos millonarios, que implicaron al ex presidente de la FIFA, Joseph “Sepp” Blatter y a Austin “Jack” Warner. Éste fue vicepresidente de FIFA en 1997 y desde 1990 fue presidente de la Concacaf.
El fraude involucra a muchos altos directivos. Se estima en 150 millones de dólares obtenidos durante 25 años. Comenzó a notarse durante el liderazgo de Joao Havelange (1974-1998). En 2015 se realizó la detención en Suiza de siete altos directivos del organismo acusados de sobornos, fraude, malversación de fondos, asociación delictiva, negocios sucios, cobro por adjudicación de sedes y favoritismo comercial.
La International Sports and Loisure, se encargaba de negociar eventos deportivos relacionados con la FIFA los cuales producían ganancias increíbles. Entre otras grandes firmas se cita a Nike, Coca Cola, McDonald’s y Budweiser.
Loretta Lynch, fiscal general explicó que el Departamento de Justicia de USA está “decidido a acabar con la corrupción en el mundo del fútbol”. La intervención estadunidense se justificó al argumentar que los delitos fueron pactados y planeados en USA y los pagos de sobornos fueron hechos en bancos de ese país.
Cuando se nombra a la FIFA, se hace referencia a federaciones regionales, nacionales, ligas de futbol y clubes de países donde practican balompié millones de sus habitantes. Asimismo, son fanáticos televisivos de ese deporte que tiene el mayor número de aficionados en el planeta.
Esto significa negocios a lo grande y ganancias de miles de millones para los directivos de federaciones, asociaciones y hasta presidentes de clubes, incluidos patrocinadores, promotores y empresas comercializadoras de recuerdos del “juego del hombre”, como bautizó a ese espectáculo Ángel Fernández, prototipo del empleado de empresas que se benefician con actividades lícitas del balompié.
El “Big bussines” del 2026 será compartido por Canadá, México y Estados Unidos de Norteamérica. Quizás para esa fecha muchos mexicanos puedan pagar los altos precios para ver en los estadios los partidos y no conformarse con verlos por televisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here