Contrapunto

0
287

POR: Hugo Ramírez Iracheta

En épocas pasadas, la gente enfrentaba la “cuesta de enero” con ánimo confiado en que pronto mejoraría la situación económica. Los políticos decían que los mexicanos enfrentaban con estoicismo las malas rachas económicas y las desgracias que dejan los fenómenos naturales.
Sin embargo, el pueblo se ha cansado de soportar las calamidades que causan los errores gubernamentales. En realidad, no son yerros. Son acciones realizadas con malicia.
No se puede pretextar ignorancia u omisión en el quehacer de gobernar o dirigir una dependencia federal. Las excusas ya son inadmisibles. La razón es simple: algunos medios de comunicación difunden los fraudes, robos, desvíos de dinero u otros delitos de gobernantes o funcionarios de alto nivel. Ahora se conocen las pillerías cometidas en el desempeño de sus cargos.
La hipocresía y la mentira son realidades cotidianas. Nadie se sorprende ya cuando gobernadores, alcaldes o servidores públicos de cualquiera de los tres niveles de gobierno, tan pronto dejan el puesto, son acusados de tres y hasta cinco o más delitos.
Quienes prevén la posibilidad de ser acusados por los delitos mencionados, así como de enriquecimiento inexplicable, “heredan” el cargo a un incondicional. Otros, si son muchos y graves las transgresiones cometidas, pagan por un cargo (senador, diputado o directivo del organismo político al cual pertenecen). De este modo reciben el encubrimiento que necesitan.
Todos los ex gobernadores, presidentes municipales y servidores públicos, aunque hay excepciones a la regla, al terminar su compromiso, son hombres de grandes fortunas. Se van con un patrimonio mil o más veces superior con el cual llegaron a un cargo por votación, (amañada o no), el cual se les entrega por determinado tiempo para servir a la nación, estado o municipio.
Para llegar a obligaciones de gobierno, se requiere de mucha capacidad para mentir. Quien aprenda a comportarse hipócritamente y sea embustero se convertirá en un “politransa”, vocablo recién acuñado para designar a los hombres que se mueven en el mar de falsedades que es la política.
Ejemplos de falacias y transas de políticos existen miles. Pero no sólo son chapuceros. La malicia utilizada para llegar al poder es grande. Van desde las argucias ilegales hasta el asesinato entre los propios miembros de su grupúsculo. De lo último hay cientos de rumores. Ninguno de ellos ha sido comprobado. Tal vez por la magnitud del delito.
Además, se han vuelto expertos en infundir miedo a grupos de individuos y a la sociedad mexicana entera. La zozobra cotidiana es la mejor arma para manipular a los ciudadanos. El temor de un futuro económico incierto asusta fácilmente a los ciudadanos. Por ejemplo, no detener la inseguridad. Ésta ha convertido a las personas en paranoicas. Tan grave es el problema, que el estrés se ha convertido en un mal común. No sólo en adultos, sino también entre los niños.
Hechos como las continuas alzas en todos los artículos incrementan la aprensión. El “tortillazo”, “el gasolinazo” fueron un terrible golpe a la economía familiar. Sin olvidar que el gas L.P. cuesta 630 pesos el tanque de 30 litros. ¿“Quién no se asusta ante el tétrico panorama que nos depara el futuro por las pésimas políticas del Gobierno federal?
El estoico carácter del mexicano está resquebrajado. El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a. C. Su doctrina estaba basada en el dominio y control de los hechos, cosas y pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía, la razón y del carácter personal. (Wikipedia).
Quienes se aferran al poder, o pretenden conseguirlo para enriquecerse fácil y rápidamente, olvidan que la Revolución Mexicana tuvo su origen en el descontento de la plebe, harta de la explotación inmisericorde que sufría. Aunque en diferente modo y grado, la mayoría de los mexicanos ya no aguanta la rapacidad que los agobia. Y la paciencia parece haber llegado al máximo nivel soportable.
El 4 de julio se verá si se prefiere seguir en las mismas condiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here