Contrapunto

0
127

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

ANTIGUAMENTE, en política se peleaba por el poder. Desde hace décadas el motivo principal de enfrentamientos políticos y de fuerza física es por la riqueza de los bienes naturales.
Una de las formas más conocidas que se aplican es el capitalismo salvaje. Éste se refiere a una economía que opera sin control con implicaciones negativas para las naciones en desarrollo, tales como el abuso sistemático en todos los órdenes, el cual aumenta el crimen y la pobreza. Y con las increíbles ganancias que obtienen los inversionistas hacen de sus empresas monopolios que los convierten de hecho en dueños encubiertos del mundo.
El antecedente del capitalismo salvaje fue el capitalismo, llamado también libre mercado, oferta y demanda, libertad de empresa y neoliberalismo. Se caracterizaba porque los medios de producción y distribución eran propiedad privada y sus fines eran el lucro. Este modelo surgió con el advenimiento de la Revolución industrial en Inglaterra en el siglo XVIII. Desde un principio fue representativo de la explotación inmisericorde de la mano de obra del obrero por el capital.
El capitalismo salvaje es considerado el más cruel de los modos de la interrelación capital-mano de obra. Quienes ofertan su trabajo reciben menos de lo que en justicia merecen. Por ello se le considera extremadamente deshumanizado. Su método no ha variado. La explotación se mantiene, aún en los tiempos modernos, en que se cree debería haber desaparecido la injusticia y la desigualdad en el reparto de la riqueza. Además el usufructo desmedido de los bienes naturales es causa de graves daños ecológicos y perjuicios a la humanidad.
El filósofo y economista José Luis Sampedro, afirmó que el capital es bueno, porque produce, pero el capitalismo es malo pues significa lucro inhumano.
En diversas épocas de la historia hubo hombres que lucharon contra la explotación del hombre por el hombre. Así nació el sistema socioeconómico socialista. Cada método económico o doctrina ideológica tuvo diversas y variadas vertientes, de acuerdo a las tendencias del pensamiento social, político o filosófico de sus respectivos tiempos.
El capitalismo es un sistema socioeconómico en el cual los medios de producción y distribución son propiedad privada y tienen fines de lucro máximo. Esto puede (y lo hace) generar desigualdad social al ofrecer bajos salarios y escasas oportunidades laborales. El capitalismo salvaje hace referencia a la práctica de una economía descontrolada con graves consecuencias en países pobres en donde provocan el aumento masivo de la pobreza, crimen y desempleo.
Personajes con sentido humanístico crearon el socialismo, los cuales fueron muchos, como muchos fueron también los que desarrollaron el capitalismo hasta llegar a la versión del capitalismo salvaje. El socialismo se distingue por su concepto de que la propiedad y la administración colectiva de los medios de producción deben tener como objetivo alcanzar una distribución más equitativa de la riqueza.
Para lograr esta aspiración se plantea como prioridad reducir la propiedad privada, así como la distinción de clases sociales. Este concepto se opone al capitalismo y el capitalismo salvaje lo rechaza con todo el poder que posee.
En el mundo neoliberal, eufemismo para enmascarar la denominación capitalismo salvaje, se libra una despiadada guerra por imponer éste despiadado sistema económico. México, por sus riquezas naturales, se encuentra en el medio de un implacable combate. Esta disputa se refleja en la lucha electoral. ¿Ganarán los malos, que son pocos? ¿O la victoria será para los buenos, que son muchos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here