¿Cero violencia en Escuelas?… ¡Lo dudo!

0
3188

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Violencia estudiantil o Bullyng Escolar, hemos visto tantos casos en donde se es abusado ya sea física, verbal o psicológicamente dentro de alguna Institución Educativa, tanto pública como privada. Ahora es tan común vivir algo así, pero lo importante es la actitud o el comportamiento con que se tomen este tipo de situaciones, tanto por parte de los padres de familia del abusador o del abusado, y sobre todo por parte de las autoridades competentes dentro del plantel educativo.

El Bullying Escolar se ha visto con más ahínco en estos últimos tiempos, pero ha sido sumamente reforzado por la negligencia académica que se le da a los abusados que presentan su queja para dar seguimiento o frenen este tipo de situaciones dentro de los escolares, ya que en ocasiones lo toman como meras peleas de niños o simples chismes sin sentido, sin investigar el trasfondo tras una acusación.

Es más que claro que ante cualquier rencilla dentro de una escuela, es necesario saber ambas versiones de los hechos, cuando se ha incurrido en algún delito o en su caso en el bullying; dar seguimiento, conocer los hechos, testigos y tomar cartas en el asunto y no solo dar carpetazo, como suele ocurrir tantas veces.

Es tan sencillo para los maestros y directores, llamar a los niños en cuestión; abusador y abusado y en ocasiones el abusado termina siendo en parte abusador si se defiende de su agresor, o el creer que una simple “disculpa” lo resuelve todo.

He vivido en carne propia la negligencia con la que algunas escuelas actúan al presenciar casos de bullying escolar, y dónde queda tanta campaña pregonando a diestra y siniestra sobre cero violencia en las instituciones educativas, sin dar ejemplo alguno de que en verdad se están llevando a cabo dentro del plantel. “Se buscan valientes”, dice el slogan de la última campaña sobre el bullying escolar, pero ¿y cuando algún niño se atreve a alzar la voz y decir que sufre alguna agresión?, lo tachan de chismoso o busca pleitos. También qué caso tiene que ciertas escuelas tengan dentro de su equipo de trabajo, psicólogos especializados; si no se ha visto que implementen pláticas, si no se canalizan a los niños que lo requieran y se les da seguimiento alguno cuando tienen algún problema.

He constatado que ante este problema muchos docentes hacen caso omiso a quienes sufren agresiones de cualquier tipo, ya sea por tomarlo como problema entre niños o por miedo a las reacciones de los padres de familia. Lo que muchos no saben es que ante la negligencia que en muchas instituciones se suele presentar, lo mejor es dirigirse directamente a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y den una mejor respuesta sobre hechos suscitados dentro de algún plantel, en Coahuila existe una Ley para la Prevención, Atención y Control del Acoso Escolar, que puede castigar hasta los docentes que oculten o consientan el bullying con reportes e incluso inhabilitaciones hasta por un año de su cargo.

Entonces aquí un llamado muy especial a padres de familia, debemos conocer más a fondo a nuestros hijos, su temperamento y reacciones para poder ayudarlos y para los maestros y directores, aunque existen muchos que llevan con orgullo su profesión, al pendiente de lo que sucede; la paciencia, el compromiso, la solidaridad, el apoyo, la comprensión, la atención y la ayuda también es parte esencial de un buen maestro; pongamos más énfasis a nuestros niños.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here