Press "Enter" to skip to content

El Tercer Debate de Presidenciales, tercer decepción para los indecisos

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«Temerarias son aquellas ilusiones que nos arrastran»:Eurípedes

Terrible ha sido la decepción que nos ha causado el ver y escuchar nuevamente un gris tercer debate de los candidatos presidenciales, en el que predominaron los mutuos ataques de los cuatro aspirantes, como si se tratara de un encuentro entre púgiles técnicos intentando demostrar que sus contrincantes son malos luchadores (léase: más corruptos).
A unos días de llevarse a cabo las elecciones para renovar a quienes deberán conducir los destinos del país (pues también habrán de elegirse gobernadores en algunas entidades, legisladores federales y presidentes municipales), ninguno de los cuatro que aspiran a llegar a ser electos como nuevo Presidente de México ninguno a podido demostrar ser el idóneo para ese cargo.
En anteriores colaboraciones hemos asegurado que no hay una real definición de triunfo en los próximos comicios en base a intención de voto, pues encuestas van y vienen (la mayoría de ellas con resultados a modo de quien contrató la empresa que dio ese servicio, haya sido el partido de los candidatos o los representantes de diversos sectores de la sociedad, llámense organismos de la iniciativa privada, medios de comunicación, etc.) y por lo tanto será hasta realizadas las elecciones del domingo 1 de julio cuando se sabremos quienes fueron los ganadores.
Volviendo al resultado del tercer debate, celebrado el martes 12 del presente mes en Mérida, Yucatán, la prensa regional, estatal y nacional han coincidido en que se trató de una pelea campal y no un encuentro en el que se dieran a conocer propuestas viables para salir del bache socio-político y económico en que se encuentra la nación.
“Candidatos se reparten golpes”, titula a ocho columnas El Siglo de Torreón en su primera página, con sub-titulo o “corona” que dice “Anaya y AMLO coinciden en que el combate a la corrupción debe ser prioridad”, y con apoyo a la cabeza: “El panista Ricardo Anaya amenazó con crear una fiscalía para enjuiciar a Peña Nieto”.
Noticias de El Sol de La Laguna, por su parte, consigna como cabeza principal en su primera plana “Arrecian ataques; siguen faltando las propuestas”, con sub-titulo: “Gris debate a escasos días de las elecciones” y un sumario en el cual se lee: “Los organismos empresariales de la Comarca Lagunera, la Iglesia y algunos dirigentes políticos y de la sociedad civil, dieron su opinión sobre el tercer debate de los candidatos y en su mayoría coincidieron que una vez más las denostaciones fueron las que ganaron”.
Sólo el periódico Milenio (La Opinión Laguna, según reza el cabezal de ese diario), da a conocer un dudoso resultado de dicho debate: “36 ataques, 59 propuestas” y como sub-titulo: “Candidatos echan su resto y todos se acusan de actos de corrupción”.
Cada quien tiene su opinión muy particular del tercer debate, como se ve en los titulares antes mencionados, e incluso hay quienes discrepan de lo anterior, pues hubo quien afirmó que el resultado que acusa Milenio fue exactamente al revés: 59 ataques (o más) y 36 propuestas (sino es que menos) y en parte tiene razón quien hizo esa observación, pues fueron los ataques los que prevalecieron en dicha comparecencia de aspirantes.
Algunas de las encuestas tomaron en cuenta los votantes indecisos y otros los ignoraron, tal vez para engrosar el número de quienes votarán por tal o cual candidato, pero la verdad es que existe mucha duda para emitir nuestro sufragio (soy uno de ellos), y esperábamos encontrar en el tercer debate elementos para fijar nuestra postura por tal o cual aspirante de los cuatro en juego. “Pero, no… No hubo de piña”, como diríamos entre amigos.
Y usted, amigo lector… ¿ya sabe por quién votar el primer domingo de julio? Porque hay que cumplir con esa obligación cívica, simplemente por darnos el derecho de emitir nuestro sufragio en esa justa democrática.
¡Hasta la próxima!

Encuestas van y encuestas vienen, nadie sabe quién ganará el 1 de julio

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«La política es una ciencia experimental» José María Luis Mora

A poco menos de tres meses de la elección más esperada en México, mediante la cual e habrá de elegir al nuevo Presidente de la República, no hay aún quin puede vaticinar con seguridad quién será el ganador, a pesasr de que encuestas van y encuestas vienen.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados de los diversos sondeos realizados hasta ahora, la mayoría conceden una ventaja al candidato Andrés Manuel López Obrados, de la coalición «Juntos Haremos Historia», propuesto por los Partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y el denominado Encuentro Social. Pero, en concreto, no hay nada que4 asegure un resultado definitivo.

Lo extraño es qué quienes manejan los entramados de la política electoral en el partido oficial, o sea el Revolucionario Institucional (PRI), han enfocado sus baterías, solamente, al aspirante de la coalición “México al Frente”, que encabeza el panista Ricardo Anaya Cortés, que cuenta con el apoyo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el etiquetado como Movimiento Ciudadano, en lugar de hacerlo en contra del candidato mejor posicionado hasta la fecha.
¿Será que habrá una “jugada de dos bandas” por parte del PRI para lograr que su candidato, supuestamente apartidista, José Antonio Meade Kuribreña, se coloque finalmente en las preferencias de los votantes? ¿O será que se está “cocinando” un fraude electoral? El tiempo que resta de aquí a las elecciones del 1 de julio, nos indicará qué es lo que sucederá en esa fecha.
Cabe recordar que Meade Kuribreña (sin tener filiación priísta), fue lanzado por el PRI como su abanderado en alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y el partido Nueva Alianza, formando en conjunto la coalición “Todos por México”, y que según las encuestas este aspirante va abajo en las preferencias de los electores.
Por otra parte, los pre-candidatos independientes registrados para competir en dicho proceso electoral, muchos fueron descartados por no reunir los requisitos establecidos por el Instituto Nacional Electoral (INE), quedando semifinalistas: Margarita Zavala Gómez del Campo (esposa del ex presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa), Jaime Rodríguez Calderón (mejor conocido por el alias “El Bronco”) y Armando Ríos Piter (ex diputado del PRD).
Se informó que el INE decidió dejar fuera de la boleta electoral a “El Bronco” y a Ríos Piter, dizque porque encontraron que las firmas de apoyo que aportaron eran fraudulentas del total que presentaron, por lo que el árbitro electoral determinó que solamente Margarita Zavala podía ser reconocida como candidata independiente.
Sin embargo, la aspirante femenina todavía no tiene “la bendición” definitiva del INE, pues tiene pendiente se le investiguen 1.7 millones de pesos de 250 aportaciones sin identificar; supuestos pagos no acreditados a Facebook por 1.6 millones de pesos, así como pasivos por diez millones de pesos, que en conjunto se considera financiamiento ilegal. En tanto que los otros dos precandidatos independientes, manifestaron que apelarán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la decisión del INE.
Terminó el período denominado “intercampañas” de los aspirantes a la Presidencia de la República, fijado del 12 de febrero al 29 de marzo, durante el cual tenían prohibido los aspirantes hacer llamado al voto y aparecer en los anuncios de radio y TV, pero en cambio los partidos tenían derecho a defender “principios y valores” propios de su ideología para sus militantes y simpatizantes, lo cual fue ampliamente criticado por los analista políticos y por los apartidistas, por ser una incongruencia en el proceso, pues no faltaron las descalificaciones entre uno y otros institutos políticos.
Inmediatamente entró el período de campaña de los candidatos, que seguramente se caracterizará como una intensa y abierta guerra sucia, cuyos aspirantes se harán toda clase de acusaciones por todos los medios a su alcance, y sobre todo en los debates oficiales que organice el INE, los canales de TV Nacional que se interesen en confrontarlos.
La situación se será bastante beligerante, sin poder augurar “de que cuero saldrán más correas” y todo por obtener votos, pero sin mostrar soluciones viables a la problemática que envuelve a todo el país. ¿O usted, amable lector, qué opina?
¡Hasta la próxima!

Simulación Electoral, Partidocracia y Oligarquía de Democracia

POR: Jesús M. Moreno Mejía

“Cuando la democracia se encuentra en crisis, es suplantada por una oligarquía”.
Parafraseando a Aristóteles

Vivimos en tiempos de simulación democrática en nuestro país y gobernados por partidos políticos que constituyen una auténtica oligarquía, enferma de poder y de soberbia.
Es de sobra conocido que este 2018 tendremos elecciones de Presidente de la República, senadores y diputados federales, y a nivel local de gobernadores, legisladores y alcaldes en varias entidades, para lo cual el Instituto Nacional Electoral (INE) dispuso que el proceso se realizara en varias etapas, que contemplaron el registro de aspirantes a los cargos de elección popular, así como cubrir las etapas de promoción interna y externa.
Sin embargo, todo ha sido una mera simulación democrática, pues se ha hecho creer a la ciudadanía que existió una selección interna en los institutos políticos y para ello se inventó la etapa de pre campañas en cada uno de los partidos, hasta llegar a la figura de un “candidato único”.
Pero de antemano sabemos que la decisión de los consejos políticos estaba dada con toda anticipación (salvo los llamados independientes, que debieron cumplir las condiciones establecidas para su aceptación), por ello ya se sabíamos quien sería los candidatos oficiales:
Andrés Manuel López Obrador (AMLO) representará al partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), secundado por el PES (Partido Encuentro Social).- Ricardo Anaya Cortés, es postulado por el Partido Acción Nacional (PAN), juntamente con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), conformando la coalición “Por México al Frente”.- José Antonio Meade Kuribreña, funcionario público en diferentes sexenios, sin supuesta filiación partidista, pero aun así será el abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), secundado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal), formando la coalición “Meade ciudadano por México”.
No obstante, todo mundo sabe que el Presidente de la República en turno, determina quién va como candidato por el partido oficial (cumpliendo con el tradicional “dedazo”). En tanto que las élites partidistas de otras instituciones políticas recurren a la designación directa de su abanderado, para que, finalmente, sea una burda simulación de selección democrática.
Recién terminó la llamada precampaña de los partidos políticos, y ahora sigue el período de “intercampañas”, o como efemísticamente se le identifica como “una breve etapa de silencio” de los pretendientes, para luego entrar de lleno a las campañas de los aspirantes a la Presidencia de la República, a la de Ejecutivo Estatal (donde corresponda), a diputados y senadores, y hasta alcaldes.
Y si en las precampañas escuchamos (y aguantamos) a los entonces precandidatos a toda hora, ahora tendremos que sufrir el hastío de los millones de promocionales de los candidatos, mismos que a diario oiremos en la radio y la televisión. Y ojalá y fueran mensajes propositivos, pero sabemos de cierto que serán enconados señalamientos entre unos y otros, tal como nos tienen acostumbrados, lo que ellos mismos designan como la etapa de “guerra sucia”.
Podemos asegurar que no habrá propuestas concretas a favor de la sociedad, como sería: suprimir la corrupción, la pobreza, la inseguridad, sino simples promesas huecas, pues no existe la menor intención de dar fin al lastre que viene arrastrando nuestro país en materia económica y social, ya que son los mismos ofrecimientos de todos los sexenios, incluyendo priístas y panistas (y posiblemente, en un futuro próximo, de otro partido).
Y es que los aspirantes a gobernar tienen como única meta el utilizar el erario para medrar y conservarse en el poder, ya sea en su persona o valiéndose de un miembro de su familia (otorgado a los hijos o la esposa), aparte de cobrar dietas estratosféricas durante su cargo y además obtener jugosas canonjías que se traducen en extraordinarias ganancias.
Ninguno de los candidatos parece tener la intención de gobernar por el bien común de los ciudadanos, pero tenemos la obligación cívica de emitir nuestro voto el 1 de julio y sufragar a favor de uno de ellos, o de los independientes; en el entendido de que sólo hay de dos sopas: malos y peores. Pero… ¿Usted que piensa, amable lector?
¡Hasta la próxima!

Cifra a la alta; 12 asesinatos de periodistas en México en 2017

POR: Jesús M. Moreno Mejía 

Ningún crimen se Funda enla razón
Tito Livio

No cabe duda que México es la nación más insegura para los que damos información veraz de hechos de trascendencia, y que por ese motivo hay quienes reciben amenaza de muerte de parte de quienes les incomoda lo que de ellos se dice o se revela.
En 2017 se registró una docena de asesinatos de ese tipo, según cifras oficiales, sin tomar en cuenta los que permanecen desaparecidos, o de víctimas de personas afines a los comunicadores, tales como sus hijos o esposa de periodistas, a los que se les sacrificó por error o como una forma de amedrentar a los amenazados.
Sin embargo, considerando que fueran sólo 12 los asesinados, es una cifra que en 2017 iguala en número a los periodistas muertos en Siria, cuyo país permanece en guerra y existen comunicadores son considerados enemigos de alguna de las partes en pugna. Afganistán, por su parte, fueron liquidados el año pasado ocho periodistas, dentro de la violencia que se vive en ese país.
En México es la cifra más alta de compañeros muertos a mansalva, ya que en 2016 fueron once; siete en 2015; cinco en 2014 y cuatro en 2013. O sea que la cantidad de asesinato de comunicadores ha ido en aumento.
Y lo peor del caso es que la casi totalidad esos casos permanecen impunes, a pesar de existir Fiscalías Federales y Estatales que conocen de esos crímenes, por lo que bien se puede afirmar, sin exageraciones, que el 99 % de ellos no han esclarecidos, y en algunos casos se “descubre” a los autores del crimen de algunos, pero nunca sus autores intelectuales.
Existen organismos no gubernamentales, tales como asociaciones de periodistas y corresponsales del grupo internacional “Reporteros sin Frontera”, que se atreven a denunciar que autoridades federales y estales regularmente señalan que los comunicadores asesinados “son víctimas colaterales” de miembros del crimen organizado o del fuero común, para evadir la responsabilidad a los auténticos autores intelectuales.
La asociación de defensores de la libertad de expresión, identificada como “Artículo 19”, ha sido clara en afirmar que las fiscalías en referencia evitan investigar exhaustivamente los asesinatos de periodistas, porque no consideran que el móvil del crimen haya sido por actividad periodística, sino por otros motivos.
El estado de Veracruz es la entidad que registra el mayor número de asesinatos de periodistas en lo que va del siglo (24 casos), en su mayoría ocurridos durante la administración del gobierno de Javier Duarte, o sea de 2010 a 2016, y obviamente sin que se hayan esclarecido esos ilícitos.
Pero no sólo ocurren casos de muerte de comunicadores, también existen otro tipo de agresiones a elementos del gremio periodístico, como amenazas, ataques severos a la integridad física o privación de la libertad de compañeros e incluso de sus familiares.
La organización “Artículo 19” estima que fueron 277 agresiones a igual número de compañeros en 2017, de las cuales el 53 % fueron cometidas por policías y personas contratadas por funcionarios públicos, pero sin que nada se haya hecho para castigar a los responsables.
También señalan voceros de esa agrupación, que la doce muertes de periodistas se enmarcan en un contexto de incremento de la violencia en el país, pues de enero a noviembre de 2017 se registraron no menos de 23,000 homicidios de todo tipo en México, lo que constituye la mayor cifra de crímenes en los últimos 20 años.
Sin entrar en mayor detalle, en este nuevo 2018 se suman otros dos colegas que han sido asesinados, por lo que sigue creciendo la cifra de caídos.
Por otra parte, la nueva Ley de Seguridad Interior, promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto, pretende abatir la violencia en el país, pero hay quienes se muestran pesimistas y opinan que sería a la inversa, ya que el soldado es entrenados para matar, sin juzgar primero o tomar en cuenta los principios de los Derechos Humanos. ¿Sin embargo, usted qué opina sobre el particular?

La Caravana de la Dignidad y sus implicaciones políticas

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«En política, la calumnia es menos de temer que la verdad»: Charles Péguy 

Indiscutiblemente que ha “levantando polvo” el movimiento del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, denominado “Caravana de la Dignidad”, pues en su recorrido ha tenido diversas implicaciones políticas en las primeras entidades que ha recorrido.
Con el lema “Justicia para Chihuahua” y el estribillo “Por la defensa y la dignidad del Pueblo de Chihuahua”, Javier Corral Jurado, reclama que el Ejecutivo Federal resuelva políticamente la solicitud de extradición del ex – gobernador César Duarte, para que responda ante la justicia de Chihuahua “el saqueo que orquestó en su administración en contra del Pueblo” de esa entidad.
Pero a su vez, exige de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la entrega de “900 millones de pesos comprometidos con Chihuahua, de los cuales 780 millones corresponden al cierre de 2017 y 120 del presente mes de enero”, conforme explica el gobernador de esa entidad.
A lo anterior, los analistas políticos de México y la información de la prensa internacional, se han ocupado de esa situación político-económica, entre ellos María Amparo Casar y Cecilia Soto, de Excélsior; Denise Dresser y Juan E. Pardiñas, de Reforma; Agustín Basave y Ricardo Raphael, de El Universal; e información de primera plana de periódicos internacionales, tales como “The New York Times”, “The Guardian” y “El País”, se refieren a la rebelión de Corral Jurado y las represalias del gobierno por investigar a personajes políticos identificados con el partido oficial (PRI).
Las implicaciones de éstos últimos, se basan particularmente en el hecho de haber sido arrestado Alejandro Gutiérrez y Gutiérrez, a finales del año pasado, considerado la mano derecha de Manlio Fabio Beltrones, quien supuestamente recibió enormes cantidades de dinero (se asegura fueron miles de millones de pesos) del ex gobernador César Duarte (prófugo de la justicia), en beneficio electoral del Revolucionario Institucional.
La marcha iniciada en el vecino estado de Chihuahua tuvo su primer desencuentro a la entrada de la ciudad de Gómez Palacio, Durango, donde un grupo de priístas detuvo la caravana de vehículos, que era encabezada en esos momentos por Gustavo Madero y Emilio Álvarez, tratando de evitar ingresaran a esa población, donde se anunciaba un mitin, que no se pudo realizar por la actitud hostil de un grupo de jóvenes.
La propia alcaldesa gomezpalatina argumentó que la “Caravana de la Dignidad”, era “un show mediático con fines electorales, llevado a cabo por personas ajenas a este municipio” y que por tanto no aprobaba. Lo cierto es que “la sangre no llegó al río” y los autobuses de la marcha se dirigieron a Torreón, Coah., donde llevaron a cabo su programa de actividades.
En relación a esto último, Efrén Mireles Esténs, analista político de Torreon, escribió un breve comentario titulado “Espina de Cardenche”, que dentro de sus párrafos señala: “El balance de esta etapa de la jornada, fue positivo para todos, la presidenta municipal defendió su territorio priísta… pidió licencia como alcaldesa para buscar la candidatura a diputada federal y su mensaje a la dirigencia nacional del PRI quedó bien marcado y en buen momento, demostrando la fuerza que tiene”.
Pero también fue benéfico para la marcha de Javier Corral, porque ese acto beligerante lo benefició a nivel nacional, llamando fuertemente la atención de la ciudadanía que estaba al pendiente de la “Caravana de la Dignidad”, lo que atrajo mayores simpatías para la causa, amén de que no hubo desgracias personales que lamentar.
Podíamos seguir ahondando sobre el movimiento del gobernador de Chihuahua, pero sería prolijo enumerar lo ocurrido en cada ciudad que ha tenido la Caravana de la Dignidad, pero cabría mencionar que Javier Corral se entrevistó en Saltillo con el obispo Raúl Vera y con Luis Donaldo Colosio Riojas, quienes apoyaron las exigencias del ejecutivo chihuahuense, quien por su parte consideró que otros ex mandatarios estatales deberían estar en la cárcel, entre ellos los hermanos Humberto y Rubén Moreira, así como Rodrigo Medina, de Nuevo León.
Fernando Rangel de León, comentarista de Torreón, señala que ese movimiento demuestra que cada vez son menos los “agachados” del mal gobierno. Sin embargo, eso lo dejamos a la opinión de nuestros lectores.
¡Hasta la próxima!