Press "Enter" to skip to content

La Agenda Presidencial marcada por tres temas: Ataque de virus SARS-Cov-2, caída económica y Aeropuerto

POR: Pascacio Taboada Cortina/Jorge Martínez Cedillo

·         Descuidadas por la pandemia, enfermedades congénitas y de predisposición: cáncer, diabetes juvenil e infantil, pulmonares, cardiacas y la terrible poliomielitis

·         Cuentas no claras en cancelación del nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX 

Tres temas –entre muchos otros—sobresalen en la agenda presidencial durante los días recientes, con gran repercusión en el ánimo informativo de millones de mexicanos, aunque para muchos con un efecto que confirma el carácter de gobernar de un presidente con poder omnímodo, y su creencia de que toda su administración “trabaja de maravilla”. 

Esto ocurre, cuando México entero se debate entre la pandemia de SARS-CoV-2, sin poder demostrar que la “curva se ha aplanado” en cuanto a afectados, contagiados y fallecidos, y con un esquema de vacunación irregular y confuso; el desarrollo económico, que no deja de tocar fondo, y la tergiversada información respecto del costo financiero que implicó la cancelación –más por capricho que por necesidad—del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en Texcoco, y su opción de erigirlo en lo que fue la Base Militar de Santa Lucía.

Desde hace dos años en que asumió el cargo de presidente de México Andrés Manuel López Obrador, todos los mexicanos mantenemos un estado de tensión en espera de que, en sus acciones y sus discursos repetitivos, entrevere acciones y medidas de política económica –empleo, ingreso y dinámica derivada del consumo—que marquen la diferencia entre la pobreza en caída vertical y un repunte que nos lleve a mejores condiciones de vida, ya no digamos de bienestar. Sin embargo, todos los días se repite la frustración.

Al grano: ante la pandemia que se enseñorea prácticamente en todos los países del mundo, el gobierno de México se olvidó de que el país no debería perseguir los primeros lugares por el número de fallecimientos debido al contagio –actualmente ocupa el tercer sitio, con más de 180 mil muertes por Covid-19, después de Estados Unidos y Brasil—por el descuido y mala estrategia de coordinación institucional; falta de experiencia en políticas públicas y un coordinador, Hugo López Gatell, contagiado igual que el presidente por no utilizar protección del ‘cubrebocas’; quien habla, razona y turistea como político, “disfrazado de científico”.

El sistema de vacunación de poco más de 100 millones de mexicanos, ha adquirido un carisma político apenas iniciado el proceso, que interesa vivamente al gobierno de López Obrador y su máxima creación hasta el momento, el partido Morena, que lo llevó a la cúspide en la aspiración de todo político dedicado en cuerpo y alma a ejercer el poder en un país: la Presidencia de la República. 

Ni la pandemia ni las fallas en la administración del país, van a desviar el objetivo de sus partidarios de convencer a la mayoría de los electores a mantener en el poder al dicho Morena, tanto en el Congreso Nacional, como en Congresos Estatales, a algunos gobernadores y presidentes municipales. Las próximas elecciones tendrán efecto a principios de junio este año.

La enfermedad de Covid-19 sigue su curso, causando contagios, fallecimientos (en las últimas semanas no bajan de mil muertes por día) y cientos de miles que se recuperan, mientras que, hay que reconocer, la demanda mundial de vacunas es muy alta; va más allá de las posibilidades de producción de los laboratorios de países avanzados, sin dejar de señalar que, en estos tiempos de pandemia, los negocios también son importantes. Hay alrededor de 8 tipos o marcas de vacunas que se aplican en diversas regiones sin opciones de elegir. “Sólo hay dos sopas, pero la de fideo ya se acabó”.

Algunas vacunas garantizan una eficiencia que va del 64 al 94 por ciento, aunque el propósito principal es el de crear un ambiente favorable que sea mayor a la preocupación y la psicosis del contagio por Covid-19. No importa la marca o el país de origen de las vacunas. Lo importante es el “piquete” y la relativa confianza de que nos salvaremos con esa vacuna. Hay que tener fe. El promedio de avance de aplicación de la vacuna, es de alrededor del 1.5 por ciento, de un universo de 100 millones a aplicarse en dos dosis per cápita, según el tipo de marca.

Hay preocupación en la sociedad mexicana, en razón de que la pandemia por Covid-19 ocupa la principal atención de parte del gobierno y de las instituciones que participan en detener el fenómeno sanitario contagioso, y han marginado el combate y control de enfermedades tan importantes como el cáncer en adultos mayores, en mujeres y niños; la diabetes de tipo juvenil, infantil y adultos; hipertensión y enfermedades cardiacas en adultos y, por nada del mundo queremos ver el regreso múltiple de la poliomielitis infantil. Estos son riesgos latentes de salud de los mexicanos, aún no evaluados en su justa dimensión.

REPERCUSIONES ECONÓMICAS

El tema económico de México, es de vital importancia. La pandemia ha trastocado condiciones económicas críticas que obligaron a la desaparición de miles de empresas, la mayoría pequeñas y medianas; desempleo y falta de ingreso de millones de familias, sobre todo en el rango de población económicamente activa. La pobreza aumenta en México y el área que mide los parámetros respectivos, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), muestra pesimismo en cuanto a una recuperación pronta y generalizada.

De acuerdo con el análisis de Coneval, en lo que va de este gobierno la pobreza aumentó 4.7 millones de connacionales, para llegar a un número extraordinario de 70 millones de mexicanos en esa condición, la cual supone un retroceso en desarrollo social, jamás visto en las últimas diez décadas. Esta situación, indica ese organismo, abre un esquema de alerta de crisis financiera peor que la de 2008 – 2009, aunque con más largo alcance de recuperación.

La pérdida de empleo en nuestro país, está ligada a la reducción del sistema productivo. Se asegura que la caída del Producto Interno Bruto, en un índice de prácticamente cero en 2019 (los economistas antiguos acostumbran la expresión “cero crecimientos”, incluso cuando no haya crecimiento o que éste sea negativo) y otra caída brutal del PIB en 2020, de 9 por ciento. Razones hay muchas.

La inversión privada no se ha extendido con la fluidez que requiere el país, debido a desconfianza en las instituciones del gobierno; las críticas consuetudinarias del presidente López Obrador a conservadores y neoliberales, impiden que el sistema de inversiones nacionales y extranjeras se consolide e incremente su productividad y eficiencia; los inversionistas prefieren llevar sus capitales a otras naciones; se da incluso el fenómeno de “fuga” de capitales en dólares; la esperanza del gobierno en lo económico, está puesta en dos industrias mexicanas como impulsoras del  desarrollo del país: Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

El gobierno federal está empeñado en revitalizarlas para que vuelvan a ser tan productivas como en el pasado, sin mirar que la ciencia y tecnologías en esas materias han avanzado de manera extraordinaria en el mundo, y también que la población mexicana y las actividades industriales y de servicios, son distintas. 

Un dato de referencia: en el gobierno de José López Portillo (1976-1982) la población mexicana no llegaba a 65 millones de habitantes. Entonces, el petróleo “era el rey” de la dinámica económica y la energía en auge. Ahora los mexicanos somos el doble, y existen más necesidades. Es en este momento –y no digamos para el futuro—un gran error seguir pensando en la producción de petróleo y combustóleo para generar energía e impulsar el desarrollo de México. Son materias primas obsoletas y contaminantes, en lugar de voltear la cara a las energías limpias. Será necesario “sacarse de la cabeza” que México sea autosuficiente en petróleo y gasolinas. Eso es imposible en tiempos de globalización de las economías. 

CUENTAS NO CLARAS EN CANCELACIÓN DE AEROPUERTO DE TEXCOCO

En otro orden, en los últimos días ha surgido una gran controversia por el alto costo económico y de desarrollo aeroportuario de México, debido a la cancelación del proyecto de construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en el municipio de Texcoco, para sustituirlo en un espacio que, por muchos años (casi 70) fue la Base Militar de Santa Lucía, en Zumpango, estado de México.

La discusión en valores del costo de cancelación, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) los estimó en 3.3 veces mayor a lo previsto. Es decir, 331 mil 996 millones 517 mil pesos, equivalentes a 232 por ciento más que el monto original por inversión ejecutada y el valor de terminación anticipada de contratos con empresas y consorcios industriales y comerciales.

A esto, el presidente López Obrador desconoció el informe de la ASF, dependiente del Congreso de la Unión, y afirmó que tenía otros datos. Así las cosas, para nuestra información es muy importante señalar que, si se canceló la obra con repercusiones nacionales e internacionales y “solamente se perdieron 100 mil millones de pesos” por indemnizaciones y cancelación de contratos, hay que aclararlo. Se trata de una cantidad muy alta de pesos y centavos. Pero, de todas formas, es una cantidad extraordinaria de dinero del pueblo mexicano, proveniente de impuestos, derechos y servicios, echado al drenaje por un capricho. 

La ASF precisó que, tan sólo 163 mil 540.7 millones de pesos corresponden a los gastos ya erogados en 2019, por la inversión ejercida, terminación anticipada de contratos y costos legales. Además, 168 mil 455.8 millones de pesos derivan de obligaciones pendientes para la cancelación, como liquidación del total de los bonos emitidos, contratos pendientes de liquidar y demandas en proceso legal.

De Norte a Sur

INICIA LA VACUNACIÓN CONTRA COVID-19 EN MÉXICO

POR: Abigail A. Correa Cisneros

·         Autoridades presentarán queja ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por el acaparamiento de vacunas contra la COVID-19.

Inició la vacunación masiva en nuestro país. A pesar de la desacreditación que algunos líderes de opinión y políticos han manifestado contra las acciones para disminuir los contagios de Covid-19 en México, miles de adultos mayores ya se aplicaron la primera dosis de inmunización y antes que ellos, el personal de salud.

Las vacunas que se aprobaron en nuestro país son las de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca/Oxford, Sputnik V, Sinovac y CanSino. En enero se vacunaron alrededor de 620 mil trabajadores de salud en todo el país y como se planeó, siguen los adultos mayores, empezando con las zonas más alejadas.

En Ciudad de México se dispusieron 70 centros improvisados en colegios y clínicas a lo ancho de tres de las alcaldías más apartadas, Milpa Alta, Magdalena Contreras y Cuajimalpa de Morelos. El primer día se presentaron algunos contratiempos, como el retraso en algunos puntos, pero para este martes las cosas se regularizaron y el proceso fue más ágil.

En la Ciudad de México se reportaron casos en que algunos individuos tuvieron reacciones negativas a la vacuna. Según informó la Secretaría de Salud, de 30 mil 332 inmunizados en el primer día, cinco personas presentaron reacción al biológico. Solamente una tuvo que ser hospitalizada, pero ya la dieron de alta. La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, destacó la necesidad de mantener los cuidados sanitarios después de la inoculación, ya que la inmunidad completa contra el SARS-CoV-2 se genera hasta que se aplican las dos dosis de la vacuna.

A un año de que inició la pandemia apenas estamos viendo la luz en el túnel. Y son más evidentes las desigualdades en la población mundial. Mientras que algunas potencias acaparan las vacunas para su población, sobrándoles incluso para esta primera etapa, el resto de los países batalla para conseguir las dosis. México presentará este miércoles una queja ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, porque naciones como Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Brasil y Canadá, compraron millones de dosis, dejando a la deriva a naciones pobres que apenas podrán vacunar a una de cada 10 personas.

Algunas vacunas requieren de temperaturas muy bajas para preservarse y esto representa un problema para países sin recursos. En el caso de México, las autoridades se enfrentan a cubrir a las poblaciones de difícil acceso, considerando que hacen falta otros suministros como agua, luz, caminos, material médico, etcétera.

Es desalentador para el futuro de la población mundial, que países ricos cuenten hasta con cinco veces con la vacuna para uno de sus ciudadanos, mientras que en naciones más pobres apenas se alcance a vacunar a una de cada 10. Las predicciones de más enfermedades surgen con más frecuencia en la comunidad científica. Estudios indican que son debido a los efectos del cambio climático y en gran parte son las grandes potencias quienes originan esta devastación, que deriva no sólo en este problema sino en catástrofes naturales o problemas sociales, sin responsabilizarse del problema.

Amnistía Internacional, Frontline AIDS, Global Justice Now y Oxfam, que forman parte de una alianza que reclama una vacuna universal. Destacan, con datos recopilados por la empresa de información y análisis científicos Airfinity, que 67 países de ingresos bajos y medios-bajos corren el riesgo de quedar rezagados mientras que los países ricos se acercan más a erradicar el SARS- COV2 sus zonas.

Los derechos humanos se convirtieron desde hace tiempo en algo inalcanzable. Resaltan con el problema de la migración, en el que nadie quiere hacerse responsable de que la gente deje sus países de origen para sobrevivir, ya no es en busca de mejores oportunidades si no solamente de alguna opción para no morir de hambre.

En cuanto al tema de las vacunas, el Canciller Marcelo Ebrard Casaubon, adelantó que hoy se presentará una queja ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por el acaparamiento de vacunas contra la COVID-19.

México acordó la adquisición de 232 millones de dosis de vacunas con diversas farmacéuticas, pero el acaparamiento del medicamento por parte de algunos países ha provocado retrasos en los envíos previamente pactados.

Si próximamente surgiera una nueva enfermedad, más letal o de mayor contagio, las potencias mundiales se tienen que ver obligadas a cooperar con las demás naciones. En gran parte porque son responsables, de alguna forma, de los desastres que se viven en la actualidad.

DESDE EL CENTRO

Gran apagón en la República mexicana. Cuatro entidades se quedaron sin suministro eléctrico este martes debido a las heladas provenientes del norte del Continente Americano. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que hasta las 22:30 horas del martes, se encontraban sin luz 713 mil usuarios de Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León. Más tarde se reportaron apagones en Estado de México, Durango, Quintana Roo y Yucatán. Los cortes de electricidad son debido a la falta de generación suficiente provocada por la interrupción del envío de gas de Estados Unidos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), debido a la tormenta invernal que azota al vecino país y que ha paralizado parte de su infraestructura energética…Por lo que respecta a las campañas políticas electores, les diremos que, en el Distrito 08 de Morelia Poniente, el suspirante Eduardo Orihuela Estefan, repudiado por los campesinos adheridos a la Confederación Nacional de Propietarios Rurales, se quedará suspirando una vez más.

La Comisión Federal de Electricidad

POR: Fernando Rangel de León

En 1937, el Presidente Lázaro Cárdenas, promulgó una histórica ley por la que el estado tiene la potestad sobre la industria eléctrica; con base en la cual el Presidente Migue Alemán, crea la Comisión Federal de Electricidad CFE, en 1949, como una empresa del Estado, con el propósito, entre otros, de satisfacer la necesidad de energía eléctrica en el medio rural, que era del 62% de la población en el país; pues las empresas eléctricas privadas solo atendían las necesidades de las ciudades y otras poblaciones urbanas, porque les eran más rentables.

Entre ese año y 1960, además de la CFE, generaban, transmitían, distribuían y comercializaban energía eléctrica, algunas empresas privadas, cuyas ganancias no reinvertían en la ampliación, abaratamiento y mejoría del servicio eléctrico en favor del pueblo; pues privilegiaban el lucro en lugar del beneficio social; por lo que para que ese servicio solo fuera público y se prestara en todo el país, hasta las poblaciones más recónditas, tuvo que ser nacionalizado.

Así, el 27 de septiembre de 1960, el Presidente Adolfo López Mateos, decretó la nacionalización de la industria eléctrica, cuya rectoría estaría a cargo de la CFE; llegando a un acuerdo con las empresas privadas que prestaban el servicio de energía eléctrica, de pagarles sus activos; aunque hay que aclarar que paralela a la CFE, también prestaba el servicio público de energía eléctrica la Compañía de Luz y Fuerza, en el Distrito Federal, y municipios del Estado de México, Morelos, Puebla e Hidalgo; cuyo origen fue la empresa Mexican Light and Power Company, concesionada por Porfirio Díaz, en 1903, y que para eliminar a su sindicato de trabajadores, el Presidente Felipe Calderón, la desapareció en 2009; dejando en la calle a cientos de miles de trabajadores.

En 2013, en el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, se reformó la Constitución, para que con esa base al año siguiente se elaboraran leyes sobre la industria eléctrica, para que los particulares pudieran generar y comercializar la energía eléctrica; invirtiendo para eso empresas extranjeras como la española Iberdrola, que tuvo o tiene a la ex Secretaria de Energía y al ex Presidente Calderón, como altos funcionarios suyos.

Ahora, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó una iniciativa de la Ley de Energía Eléctrica, para que se impida a los particulares generar, transmitir, distribuir y comercializar la energía eléctrica; a fin de fortalecer a la CFE, y se deje de aumentar constantemente y muy por encima de los costos, la tarifa de este servicio.

Algo más que Palabras

HAY QUE TOMAR EL TREN DE LA UNIÓN

POR: Víctor Corcoba Herrero/Escritor Español

“Todos volamos en un mismo globo, donde el mal de uno perjudica a los demás”

La unidad es lo único que tiene futuro. Nada se consigue con ánimo distante, sin confluencia de pulsos, puesto que necesitamos sobrellevar cargas que son de todos. La evidencia está en los hechos, en esa degradación ambiental que nos hemos propiciado a nosotros mismos, bajo ese clima de contradicciones y abusos que nos desamparan en una espiral de muerte, donde nadie está a salvo, en parte por las alteraciones en los medios de vida provocadas por el cambio climático y por el incremento de dolor y de violencia vertida en cualquier esquina. Así, desde luego, no se puede armonizar nada. Nos hemos acostumbrado a querer ser autosuficientes, y lo peor es que nos lo hemos creído, cuando en realidad pensar solo en nuestros intereses es el motivo de todos los males, que nos acorralan, fruto de ese endiosamiento que nos impide abrazarnos para que renazca la concordia de una vez por todas. Pensemos, que allá donde habita la paz, siempre hay gloria.

Conciliarnos humanamente es la gran asignatura pendiente. En este sentido, hemos de celebrar la apuesta de muchas organizaciones internacionales, preparadas a activar auténticos diálogos en todo el planeta y entre países, en sectores diversos e intergeneracionalmente. Juntos tenemos que aprender, y no hay otro modo que el respeto mediante la escucha, el diálogo a partir de la verdad, y aprender de las experiencias de todos y entre todos. No podemos bajarnos de ese convoy de vivencias, tenemos mucho que compartir para anidar en comunidad. Sólo la entrega generosa, conlleva ese horizonte de quietud que contribuye a la aproximación entre análogos. No es cuestión de señalarnos unos contra otros, sino de fundirnos en esa cultura verdadera del abrazo, que es lo que realmente nos fraterniza y saca de nosotros, ese aire humanitario que requerimos para poder subsistir y continuar en el linaje.

Definitivamente, tampoco podemos perder más tiempo en la toma de ese rumbo que nos concilie, porque en realidad hemos de reencontrarnos para poner fin a nuestras miserias; pues hoy, más que nunca el mundo tiene una ardiente necesidad de sosiego. No podemos acostumbrarnos a ese mundo tenebroso, cuajado y desquiciado de tensiones y conflictos, que nos llevan a demasiadas guerras, a un lenguaje de división que nos arrebatan la placidez. Ojalá aprendamos a rectificar, a trabajar por una globalización justa, con el cumplimiento del abecedario de los derechos humanos y el rechazo categórico del odio. No hay que perder los sueños, y en la medida que nos sintamos corresponsables, venceremos todas las ofensivas. Así, pues, pongamos fibra en lo humano, seamos perseverantes en ello, que todos necesitamos alzar el valor, ser tolerantes y comprendidos. Lo peor es lavarse las manos como Pilatos. No olvidemos que todos volamos en un mismo globo, donde el mal de uno perjudica a los demás.

Por consiguiente, el hermanamiento, que nace de la cognición de ser una sola humanidad imbuida en diversas expresiones, ha de penetrar en el corazón de cada cual, en la vida diaria de los pueblos y ciudades, entre los gobiernos y gobernantes; y, de esta manera, no caer enfermos en la contrariedad permanente. Tener claro la interconexión entre todos ya es un gran avance. Por eso, nos entristece que la evolución de las mujeres hacia la igualdad de género se estanque, en un mundo tan necesitado de diversos apoyos cooperantes. También nos causa desánimo que caminemos hacia sectores incapaces de regenerarnos; con alientos corruptos y sistemas agroalimentarios verdaderamente nocivos. De igual modo, nos sobrecoge hasta sentirnos totalmente desorientados, el menosprecio de la vida, cuestión que nos arrincona la esperanza y nos lleva hacia una existencia que todos nos merecemos dignificarla por principio natural. Tengamos presente, que allí donde el mando oprime, no puede haber buen gobierno ni tampoco buen coexistir.

Es lo más, vivir y dejar vivir, cuando menos liberados del temor y de la miseria, con el disfrute de la libertad como vuelo, el regocijo de sentirse seguro y jamás abandonado. Sin obviar que hoy es el mañana por el que nos preocupábamos ayer, se nos viene a la mente, la firme convicción de los padres fundadores de la Unión Europea, los cuales deseaban tomar la pompa del acuerdo, favoreciendo el entendimiento y la unidad entre las naciones. Perpetuemos este anhelo innato de integración y fraternización entre pueblos. Ahora nos toca, sin duda, practicar la inclusión mediante una laboriosidad permanente de apertura y alianza entre culturas. No se puede bajar la guardia. Nadie madura ni alcanza su plenitud encerrándose, cercándose y discriminando a su antojo, cuando lo que hemos de mostrar es ese espíritu de permanente servicio, más allá de las propias fronteras de cada cual, pues tan esencial como la vida misma, quizás sea promover el desarrollo de relaciones amistosas entre los países, así como practicar la cohesión social para no desechar a nadie, y menos un ser humano, de nuestro ámbito viviente.

Reflexiones Amorosas

EL LLAMADO DEL SEÑOR A LA SALVACIÓN ES A TODOS

POR: Antonio Fernández

En efecto, el llamado de salvación es para todos los seres humanos, desde los que han pasado por el mundo recibieron en su tiempo de vida, el resultado según su conducta lo gozan o lo padecen, ahora los que están en él lo reciben como ellos en todo el momento de su existencia y los que están por venir será igual, pero los que escuchan y hacen de la gracia un mérito constante perseverando en el Señor, tendrán su culminación en el banquete de las bodas del Hijo que Nuestro Señor Jesucristo anuncia en la Parábola del banquete nupcial, merecimiento que manifiesta San Pablo a los siglos; “Por tanto, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor; el cuál sacará a luz los secretos de las tinieblas y pondrá de manifiesto los designios de los corazones, y entonces a cada uno le vendrá de Dios su alabanza” Por ello es atraer a la memoria la palabra de Cristo Nuestro Señor; “No todo aquel que me dice: Señor, Señor entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre Celestial” Por lo que es justo recapacitar sobre nuestra razón de estar en este mundo, el llamado de salvación que Nuestro Señor dio a conocer en su peregrinación terrenal debe quedar y estar claramente definido, entendido y valorado, es para todos los seres humanos, ninguno será echado de lado, ignorado, despreciado, mal visto, rechazado o relegado en su propósito de enmienda, no será desairado ni criticado, entendamos, el deseo del Señor es que todas las almas se recuperen por sí mismas, y el punto de la prueba por parte del Señor es proporcionar los medios de salvación, pero aquel que no los quiera no le obliga a tomarlos, el arrepentimiento es un acto libre de la voluntad del pecador, pero obligado para su salvación. ¡No olvidemos! Dios Nuestro Señor es quien concede la salvación eterna para que reconociéndose pecador su pena, dolor y pesar que ahogue el corazón, oprime el pecho a todo aquel que lucha por corregir su conducta y dejar de lado las cosas del mundo, pero el demonio es persistente en conservarlo, urde estímulos para que no lo deje, seduce y provocar los deseos que le hicieron caer ofreciendo atractivos para cautivar su ánimo, ilustra el Doctor de la Iglesia San Hilario “Los hombres del mundo se ocupan en la ambición de cosas temporales y muchos se dedican a los negocios por la codicia del dinero” Dios Nuestro Señor ofrece el bien único venido de su excelencia divina cuando habla a los corazones: “¡Quieres salvarte! Ven y sígueme. Ven a mi oveja perdida que descarriada padeces los tormentos turbulentos del pecado en que estas envuelto” En esa oveja estamos representados todos los pecadores, sabemos la realidad de su llamado que aparece al instante de caer, la benevolencia del Señor habla al corazón con sublimes palabras que cada quien conoce y en diferentes momentos sea en la Santa Misa, la oración, la predicación del Sacerdote, la lectura de las sagradas escrituras, al confesarse, el consejo de los padres, hermanos o amistades, meditar la palabra del Señor hace calar el reclamo de la conciencia, por ello estas palabras pueden ser familiares no al pie de la letra, pero si en otras formas identifican con lo que se conocerá a continuación que en esencia es lo mismo: “¡Hijo mío! ¿Qué necesitas hacer para ganarte mi perdón? Te diré: Arrepentirte de corazón, al hacerlo veré que obras movido por la fe y confianza en Mí. Es importante para bien de tu alma tengas presente el sacramento de la penitencia, sino veo ese arrepentimiento es porque no hay en ti la fe que siempre busco en las almas. ¡Hijo mío! Deja de lado las tentaciones que te perturban y quitan la tranquilidad de tu alma, te turban y alteran quedando cada vez más confundido con mi redención; deja de vivir envuelto en las tinieblas de los pecados que no te permiten escucharme, esas tentaciones te alejan de Mí y te hacen temeroso. ¡Hijo mío! Ten confianza para que todo lo que vez y escuchas de Mí no antepongas la duda, eso veo en mi amoroso corazón. Seré claro: no importa lo que hayas hecho y dicho, quedará perdonado cuando retrocedas del pecado y rectifiques reconociéndote ante el Sacerdote en la confesión ser pecador y confieses tus pecados, esa disposición es el camino que abrirá la fuente que desbordará en ti los bienes para que

cuando estés presente en mis Bodas escuchar hijo mío de tus labios: ¡Padre Mío, anhelo estar contigo y no separarme de ti!” Esto y más dirá el corazón arrepentido hasta exclamar como lo hizo a Tomás discípulo del Señor, por su incredulidad le permitió ver en la profundidad de sus llagas que; “Tomás respondió y le dijo: ¡Señor Mío y Dios Mío!”

El llamado de salvación del Señor es a todos, la gente del mundo de hoy se perdido en la exageración de todo lo que es moda, quiere poseer ansioso el reloj, bolso, camisa, blusa, perfume, falda, zapatos, playera, gorra y demás vestidos de marca, se trabaja para que al obtener uno mostrar con ostentación su compra y quede en boca de los demás que usa cosas de clase, así se envidia el celular, Tablet, televisión y más, la moderación en tener lo que se necesita es bueno de acuerdo a la necesidad, pero la ansiedad en poseer el último grito de la moda ahí está lo malo, porque despierta en la persona tantos males como pecados capitales conocemos para obtenerlo, sean cosas como casas, autos, terrenos, bienes materiales, el proceder es el misma tanto en él que tiene pocos recursos, como el que tiene alcances económicos, la mala intención pierde, la moderación queda rezagada, obvio que no hay preocupación por conocer el llamado de Dios, se vive alejado de Él, por eso, es bien recapacitar la conducta hasta ahora llevada en el terreno espiritual, moral, familiar y personal, la persona vive y siente un gozarse cuando obtiene cosas materiales y colérico cuando pierde la oportunidad, pero sigue a las ambiciones que aspira, conspira y persistente que el fin para él justica los medios, en nada es la incertidumbre para tener, poseer y querer, ¿Quién lo impide? Nadie, porque tiene la libertad para hacerlo y eso lo hace olvidarse que se aleja de Dios omnipotente, quedando distante de su misericordia se inclina a lo desfavorable para su salvación, todo se refleja en los demás ordenes de la vida humana.

En la parábola de hoy, referente al Banquete nupcial, el Señor mostrará como obra el ser humano ante las atenciones divinas cuando escucha la invitación a estar presente en el festín nupcial, reconocer la distinción de ser digno en recibir el bien del banquete y recapacitar en lo que podemos hacer, reflexionar y pensar en las dos lecciones que definirán el destino eterno del pecador: “La condenación del desgraciado que se hace arrojar por su culpa, y sobre todo, el llamamiento dirigido incluso a los más miserables” ¿Cuál es el deseable para el cristiano católico? Ser digno de compasión.

Vayamos a situarnos en la invitación que muestra la infinita misericordia de Jesucristo Nuestro Señor en su deseo de ser escuchado, lleven las almas a la práctica su llamado y por sus méritos acceder al reino de los cielos, en el cristiano católico será gozo ser partícipe de la promesa de asistir a la celebración de la Eucaristía.