Press "Enter" to skip to content

Sigo Vivo

Un año más, sigo ausente pero no olvidado, en las riveras del río se confunde la tierra y mis cenizas y el cieno da vida a flora y fauna después de muerto, las botas de los soldados esparcieron mi identidad y esencia,
llegando a lugares donde jamás imagine llegar y sentir de cerca el aliento de aquellos que me hicieron callar.

Estoy presente…
En el grito de mi madre cada que me recuerda,
en el llanto sordo de mi padre cuando siente que se quiebra,
en la mujer a la que le prometí amor eterno y no lo pude cumplir,
en el rostro de los niños que dejé de instruir,
en las manos cansadas de los campesinos que no dejan de trabajar
pues sólo buscan cada día llevar a su boca el pan,
y ahora han cambiado la coa y barbechos por armas y pertrechos para empezar a pelear,
en la bandera que ondea mi pueblo para hacerse de justicia y libertad,
en la lucha incansable de hombres y mujeres buscando respeto y defendiendo su dignidad.

No estoy solo, 42 hermanos me acompañan, la consigna esta dicha: «VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS NOS LOS HAN DE REGRESAR»

Abraham Méndez ©

#SinAguaNoHayVida

«Yo también soy Chihuahua»
«Yo también soy México»

Si me preguntas de qué estoy harto
No te puedo contestar
Un nudo en la garganta me limita la palabra
Me enmuina no poder hablar
Pero de algo estoy seguro
Yo aquí vine por el agua a luchar
No sé de a como nos toque
No sé si saldré vivo de este lugar
Me podrán tumbar el sombrero
Pero…
Nadie me arrebata la dignidad

Abraham Méndez ©

#SinAguaNoHayVida

«Yo también soy Chihuahua»
«Yo soy México»

Me reventaron la cabeza
Aun así estoy consiente
De lo que vengo a buscar
El sustento pa mis hijos, pa mi esposa, pa mi hogar
El agua es mía y la vengo a reclamar
Me reventaron la cabeza aún así no dejaré de luchar

Abraham Méndez ©

13 de Junio: Día del Escritor

Estrellita de la Torre Lomelí

Este 13 de junio se conmemora el Día del Escritor.

La efeméride fue creada en honor al cordobés Leopoldo Lugones que nació un día como hoy, pero de 1874. 

Lugones nació en Villa María del Río Seco, al norte de la provincia de Córdoba.

El escritor cordobés, entre tantas acciones, fundó la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) que, luego del suicidio del poeta, estableció el día de su natalicio como el Día del Escritor. 

Por tal motivo hoy hacemos extensa nuestra felicitación a todos ustedes amantes de la pluma que nos hacen parte de sus maravillosos viajes, sueños, anhelos, esperanzas y deseos.

A quiénes con tan sólo pluma y papel nos hacen adentrarnos en sus lecturas, y deleitarnos entre grandes paisajes, conocer mundos inigualables y disfrutar de todo lo bellísimo que nos rodea.

A todos ustedes que plasman sus letras evocando viejos amores, que se burlan de la muerte entre sueños, que alejan la tristeza con una simple sonrisa, que no temen la soledad que les aqueja, que borran un mal amor al cambiar de hoja.

Que nos hacen volar con la imaginación, cerrar los ojos y llevarnos entre letras a lo más profundo de su alma.

A todos ustedes que día a día nos comparten sus triunfos y alegrías, sus llantos y tristezas, sus decepciones y despedidas.

A todos ustedes, hoy les agradecemos por hacernos cómplices de sus letras, por hacernos partícipes de un pedacito de su mundo, de sus vivencias, por hacernos reír y llorar, sufrir y gozar.

A todos ustedes, nuestra más grande felicitación y admiración, es un placer leerlos cada día y contar con la magia de su pluma.

¡ FELICIDADES ESCRITORES!…

Compartiendo diálogos conmigo mismo

SIEMPRE EN LA POESÍA COMO BUEN PROPÓSITO PARA EL CAMINO

POR: Víctor Corcoba Herrero

Decía San Agustín: «Canta, pero camina; alivia con el canto tu trabajo, no ames la pereza: canta y camina […]. Tú, si avanzas, caminas; pero avanza en el bien, en la recta fe, en las buenas obras: canta y camina»

Si para vivir lo vivido hasta ahora,

tuve que recobrar el verso que soy,

porque sí ante la poesía renazco,

en el camino, con Jesús, florezco.

Si para estar en el buen camino,

debí dejarme orientar por su amor, 

ha valido el esfuerzo de ser un ser,  

adicto a su pulso, afecto a su timbre.

.

Tras su huella sepultada en mi alma,

tengo por bien hallada su fuerza,

tengo por bien encontrada su cruz,

tengo por bien gemido lo suspirado.

Soy el que soy y soy libre por Cristo,

a él me entrego para transformarme,

para sentirme seducido por su rescate,

para renacer una y otra vez en su luz.

Si el Redentor vino para darnos vida,

y dárnosla a cada ser en abundancia,

no le pongamos grilletes al amanecer,  

quitemos ataduras, rompamos cadenas.

Buceen mar adentro, salgan hacia fuera,

perseveren en el camino del sueño,

versen, vivan y conversen entre sí,

cultiven lo fraterno y cautiven la risa.

Que esta vida es para unirse y reunirse,

para amarse y experimentar esa pasión,

para quererse y reparar las torpezas,

para hallarse con el Padre y a él volver.

Sí, somos parte de una historia de amor,

en la que hemos de ser para los demás,

lo que queremos ser para uno mismo,

un espíritu en Dios, ¡su poema eterno!

Víctor Corcoba Herrero / corcoba@telefonica.net