Capilla Sixtina con gran afluencia en Torreón

0
414

Entrada Gratuita hasta el día 16 de Abril 

Torreón, Coahuila a 20 de Marzo de 2018.- La capilla más famosa del mundo abrió sus puertas en Torreón. Desde el pasado 16 de marzo y hasta el 16 de abril la Capilla Sixtina podrá ser admirada en las instalaciones de la Feria de Torreón, aunque anunció el alcalde, Jorge Zermeño Infante que esperan que la dirección de la capilla itinerante accedan a permanecer por un mes más, es decir hasta mayo.
Los boletos para recorrer la réplica de la Capilla Sixtina, es gratuita, las entradas pueden adquirirse a través de la página de internet www.sixtinaenmexico.com o hacer fila en la taquilla de las instalaciones de la Feria.
La exposición en una fiel copia de la capilla del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, la residencia oficial del papa Francisco.
Originalmente servía como capilla de la fortaleza vaticana. Conocida anteriormente como Cappella Magna, toma su nombre del papa Sixto IV, quien ordenó su restauración entre 1473 y 1481. Desde entonces la capilla ha servido para celebrar diversos actos y ceremonias papales. Actualmente es la sede del cónclave, la reunión en la que los cardenales electores del Colegio Cardenalicio eligen a un nuevo papa. La fama de la Capilla Sixtina se debe principalmente a su decoración al fresco, y especialmente a la bóveda y el testero, con El Juicio Final, ambas obras de Miguel Ángel Buonarroti.
Durante el pontificado de Sixto IV, un grupo de pintores renacentistas que incluía a Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli realizó dos series de paneles al fresco sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final) y la de Jesucristo (a la derecha del altar), acompañadas por retratos de los papas que habían gobernado la Iglesia hasta entonces en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo en la zona inferior.
Las pinturas fueron concluidas en 1482, y el 15 de agosto de 1483, con motivo de la festividad de la Asunción, Sixto IV celebró la primera misa en la capilla y la consagró a la Virgen María.
Entre 1508 y 1512, por encargo del papa Julio II, Miguel Ángel decoró la bóveda, creando una obra de arte sin precedentes que cambiaría el curso del arte occidental. Años después, tras el Saco de Roma, pintó también El Juicio Final en la pared del altar entre 1536 y 1541 para los papas Clemente VII y Pablo III.
Más de cinco siglos después, los frescos de Miguel Ángel siguen atrayendo a multitud de visitantes a la capilla, y son considerados una de las obras cumbre de la historia de la pintura. Ahora podrán ser admiradas por todos los laguneros y visitantes de los estados vecinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here