¡Cambios de actitud no sólo de año!…

0
3567

Estrellita de la Torre Lomelí

Un nuevo año comienza, dejamos atrás un 2018 para algunos con grandes vacíos, tristezas, dudas, desconfianzas, desilusiones, incertidumbres, desamores, llantos, recuerdos, personas, momentos, sinsabores obvio con su toque de locura, de amor, sueños, ilusiones, metas, proyectos, alegrías.

Hoy nos espera un nuevo año y con él deseamos grandes cambios; pero es la actitud con la que tomamos la vida lo que nos hace realizar cada movimiento, es nuestra autoestima, nuestros sentimientos, nuestra perseverancia, nuestros pensamientos lo que nos ayuda a planear con estrategia cada nuevo día. No es el destino, el tiempo ni las circunstancias; somos nosotros mismos donde debemos de vaciar nuestras expectativas de un mejor 2019.

Nos planteamos tantas cosas que en unos cuántos días todo lo hemos olvidado, lo más conveniente para todos es vivir el día a día, sin metas ostentosas, proyectos extraños y cambios drásticos que dejamos tirados a mitad del camino.

Recuerden, tenemos que iniciar siempre con el pie derecho, no hay lunes que no llegue, ni fiestas que no terminen, ni plazo que no se cumpla. Comencemos cambiando nuestros pensamientos, nuestras ideas, visualicemos nuestros cambios, cada mejora, cada sueño, cada proyecto pero con la mejor de las actitudes y sobre todo con los pies firmes, ubicando todo lo que queremos. Para muchos es muy común querer cambios drásticos, comenzamos con propósitos de una dieta, ingresar al gym, mejorar nuestros empleos, viajar a mil lugares, incluso cambiar hasta de pareja, jajajaja…. Queremos todo nuevo, total que nos hacemos una gran lista de cosas y planes que al final de cuentas terminando enero ya nuestros propósitos quedaron en el olvido, se fueron junto con nuestras uvas con las que nos atragantamos pidiendo 12 deseos.

La verdad de las cosas es que no hay que hacernos propósitos difíciles de cumplir, ni cosas que jamás vamos a hacer, a veces hay que dejar cosas al tiempo, sin propósitos, sin fechas; pero pensando siempre en un ideal y sobre todo con la actitud necesaria para poder realizar lo que nos proponemos y sobre todo con la idea firme de saber que el primer cambio está en nuestro interior, en nuestras actitudes, en nuestra forma de ser, de pensar o de actuar.

Vamos a hacer conciencia de lo que vivimos el año que terminó, de lo que hicimos y de ahí partir para hacer nuestros cambios. Del valor que nos tenemos y de lo que queremos alcanzar, recuerden que tenemos que perdonar todo lo malo, todo lo vivido, todo lo pasado, todo lo ocurrido. Debemos vivir el ahora, dejar atrás lo que pasó, dejar solo las buenas experiencias que el 2018 nos dejó.

Hay que tener una renovación de nosotros mismos como personas, a veces estamos tan preocupados por el exterior, que no vemos que nuestro interior es el que a veces necesita un cambio. No dejemos esos cambios para después, no es el cómo lucimos, como nos vemos, cómo estamos….Lo importante es cómo nos ven, cómo en verdad somos. El físico no es importante si tus actitudes siguen siendo vanas.

Hagamos el firme propósito de darnos la oportunidad de cambiar siempre para bien, de alejar pensamientos negativos, tomemos las mejores decisiones. Este es el momento de hacernos el propósito de actuar con madurez, de que nos vean renovados y mejorados en actitudes. Los propósitos de cambios externos a nuestra persona son secundarios, a veces no se toman en cuenta si seguimos actuando para mal con las personas que nos rodean. Los cambios son de corazón, de mente, son totalmente internos. De qué sirve estar en forma, ser hermosa, guapo; si nuestros sentimientos son malos, si nuestro corazón no es bueno, si nuestro sentir no es sincero. De nada sirve una cara linda, si el corazón es feo.

Así que amigos vivamos nuestro 2019 con la mejor de las actitudes, ¡querer es poder!…

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here