Press "Enter" to skip to content

Aumentan contagios y reducen pruebas para detectar Covid-19

Ciudad de México a 30 de junio de 2021.- Mientras el número de contagios de coronavirus (Covid-19) aumenta a nivel nacional, las pruebas para detectar la presencia de la enfermedad han disminuido en el país; no obstante, proyecciones de la Universidad de Washington, Estados Unidos, estiman que en México se harán más pruebas en los próximos meses de septiembre y octubre, cuando se prevé la tercera ola de infecciones.

De acuerdo con el Centro de Métricas de la Universidad de Washington, el pasado 11 de enero (pico más alto de la pandemia) se realizaban 32 mil 298 pruebas al día, mismas que bajaron el 1 de marzo al llegar a mil 778, mientras que al 29 de junio se reportaron nueve mil 777 pruebas diarias.

En tanto, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, dijo que la institución y el Sector Salud realizan en promedio 161 mil pruebas rápidas al mes, es decir, alrededor de cinco mil 300 pruebas diarias, a través de diversos módulos como los de Atención Respiratoria del Seguro Social (MARSS).

Robledo destacó que esta valoración médica de los pacientes sospechosos les ha permitido tomar decisiones “mucho más oportunas de carácter terapéutico y también para cuando se requiere una hospitalización”.

En este contexto, ayer el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que los contagios por Covid-19 se han incrementado en un 12% a nivel nacional, y se estima que la semana terminará con un incremento de entre 15 y 18%.

El funcionario de Salud refirió que en México la intensidad o frecuencia diaria de casos nuevos discrepa de forma importante, respecto a los casos graves y defunciones.

“Esto es algo muy positivo y alentador porque sin dejar de ver que la epidemia tiene estos momentos de descenso, pero también momentos de aumento, la consecuencia sobre la enfermedad grave y la mortalidad ya no es la misma de lo que tuvimos durante 2020”, aseguró.

López-Gatell explicó que esto se debe a múltiples factores, pero principalmente a la vacunación y el desarrollo de la inmunidad poblacional, pues las personas que estuvieron gravemente enfermas en 2020 mayormente fueron personas adultas mayores de 60 años o personas con comorbilidad.

Además, aseveró que con la vacunación hubo una reducción sustancial de la mortalidad.

“Aun cuando aumentan los casos nuevos, no aumenta sustancialmente la mortalidad; esto quiere decir que la afectación es selectiva. Tenemos algunas entidades federativas con un incremento en el número de casos”, refirió.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: