Año nuevo… ¿Vida nueva?

POR: Leonardo Fausto Torres Ramirez

Siempre que inicia un nuevo año, mucho se critica a la gente que establece nuevas metas en su vida, bien se dice que el fin de un año no indica nada más que solo un giro alrededor del sol (365). No obstante, esto solo es una visión desde la perspectiva científica, bajo estos términos lo único que ocurre es el cierre de un ciclo del movimiento de Traslación, sin tener repercusión alguna para bien ni para mal en la vida de las personas. 

Incluso si nos apegamos a principios historiográficos, el inicio o fin de un año solo son cortes que sirven para acotar el tiempo histórico para poder estudiarlo mejor, solamente son cortes imaginarios para un análisis del tiempo; en un primer momento pareciera que entonces el inicio de un año nuevo no tiene repercusión alguna en la vida de una persona; no obstante, valdría la pena analizar este tema de un modo más profundo. 

Ahora bien, científicamente e incluso historiográficamente el fin de un año no implica gran repercusión en la vida de alguien, pero dentro del imaginario colectivo, un fin de año implica REALMENTE una renovación, mucha gente se establece metas a largo plazo (un año), y el inicio de un nuevo año implica por lo tanto para ellos el inicio o la continuidad de proyectos personales. En este sentido estamos hablando de un proceso ritual de renovación social, no olvidemos que las cosas son reales en medida en que la sociedad acepta algo como una verdad consensuada. 

Por otro lado, no olvidemos que la vida de las personas se enfoca en ciclos muchas veces de un año: tenemos planes de estudios académicos diseñados a un año o semestres que acabaron en diciembre del 2020, también tenemos gente que tiene contratos de trabajo de un año y justo en enero tienen que plantearse nuevos objetivos Y/0 metas. Por esta razón, el final del año viejo e inicio de un nuevo año… Si representa un cambio en la vida de las personas, esto debido a las condiciones en las que se vive y a que el mismo ser humano es un sujeto cambiante y acostumbrado a realizar ciclos a lo largo de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: