AMLO y otros líderes que no han felicitado a Biden

0
236

(AGENCIAS)

10 de Noviembre de 2020.- Si bien han llegado varias felicitaciones de todo el mundo para el demócrata Joe Biden en su victoria sobre el presidente republicano Donald Trump, algunos líderes mundiales han estado notablemente callados.

El presidente mexicano, López Obrador, el ruso Vladimir Putin y el líder chino Xi Jinping se encuentran entre los jefes de estado que aún no han enviado cálidos deseos a Biden a más de un día después de que proclamara la victoria y prometiera un regreso a una política exterior basada más en los valores.

Ese silencio dice tanto sobre los desafíos diplomáticos que enfrenta Biden como sobre el enfoque poco convencional de Trump.

Estos son algunos de los líderes que no han hablado hasta ahora:

México:

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo a los periodistas el sábado que no quiere ser «imprudente» al felicitar a Biden. “Quiero esperar hasta que termine el proceso electoral”, dijo, incluso cuando el peso subió y los comerciantes apostaron a que Biden sería mejor para las exportaciones mexicanas.

A pesar de que Trump hizo campaña para construir un muro a lo largo de la frontera México-Estados Unidos y culpó al Gobierno de la Ciudad de México por el flujo de migrantes centroamericanos hacia la frontera estadounidense, Trump ha calificado su relación con López Obrador, o AMLO, de «increíble», y los dos parecen disfrutar de lazos amistosos cimentados por los esfuerzos del presidente mexicano para detener la migración centroamericana y la voluntad de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. AMLO fue uno de los pocos líderes que viajó a Washington en medio de la pandemia para reunirse con Trump en persona, tomando un vuelo comercial para hacerlo.

Brasil

El líder populista de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido calificado como el «Trump de los Trópicos» y ha dicho anteriormente que esperaba que el presidente de Estados Unidos fuera reelegido. En un evento el 7 de noviembre, Bolsonaro hizo algunos comentarios breves sobre Estados Unidos y la política exterior, pero no se refirió específicamente sobre la victoria de Biden. “Prestamos atención a la política exterior, tenemos nuestras preferencias y lo que sucede en el exterior nos importa a cada uno de nosotros aquí”, dijo. “No soy la persona más importante de Brasil, así como Trump no es la persona más importante del mundo, como él mismo ha dicho”.

China

Xi, quien emitió un comunicado felicitando a Trump el día de su discurso de victoria en 2016, probablemente busque evitar la ira de un líder estadounidense que todavía está impugnando el resultado.

Si bien los medios de comunicación estatales en inglés adoptaron un tono esperanzador, se espera que la rivalidad estratégica entre las dos naciones continúe bajo Biden. Los asesores del Gobierno chino esperan que la administración Biden rechace la creciente asertividad de China y se una a sus aliados para enfrentar a Beijing por el trato a los uigures en Xinjiang y su represión contra Hong Kong.

Es probable que Estados Unidos continúe buscando vínculos más estrechos con Taiwán, considerado el tema bilateral más delicado entre las dos economías más grandes del mundo. El silencio de Xi contrastó con el de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-Wen, quien rápidamente felicitó a Biden con un tuit.

Corea del Norte

Pocos líderes mundiales se han beneficiado más de Trump que el líder norcoreano Kim Jong Un, quien ha tenido tres cumbres con el presidente de Estados Unidos desde junio de 2018 que alteraron el curso de la relación, desde un intercambio de insultos hasta una extraña amistad caracterizada por apretones de manos.

Sin embargo, es probable que Corea del Norte, que durante décadas ha presentado algunos de los desafíos de seguridad más difíciles para el ocupante de la Casa Blanca, guarde silencio sobre los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Una búsqueda en los medios estatales de 1996 muestra que no se menciona al ganador de la votación en los días posteriores a las elecciones. Eso no significa que Pyongyang esté ignorando lo que está sucediendo.

El régimen de Corea del Norte tiene una historia que se remonta a décadas de provocaciones en el momento de las elecciones estadounidenses para captar la máxima atención, según un análisis del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales Beyond Parallel.

Rusia

Ningún líder extranjero se destacó tanto durante el tiempo de Trump en el cargo como Putin. Trump fue perseguido persistentemente por acusaciones de que su exitosa campaña de 2016 para la presidencia se benefició de la ayuda de la inteligencia rusa y una campaña de desinformación patrocinada por el estado.

La negativa de Trump a condenar a Putin enfureció a sus críticos internos, incluso cuando la ambición geopolítica de Rusia era contraria a la estrategia de Estados Unidos desde Ucrania en Europa del Este hasta Siria y Medio Oriente. Ahora, Rusia podría enfrentar un regreso a un enfoque estadounidense más confrontativo bajo Biden.

El líder de la oposición Alexey Navalny, que está en Alemania recuperándose de un ataque de envenenamiento casi fatal, habló sobre las elecciones de EU antes de Putin, diciendo que las elecciones eran «un privilegio que no está disponible para todos los países». El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo el lunes que Putin «esperará la tabulación oficial de los resultados» antes de felicitar al ganador, añadiendo que aún no se había declarado un resultado final.

Turquía

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha beneficiado enormemente del enfoque poco convencional de Trump hacia el Medio Oriente, así como de la guerra en Siria. Y así, mientras Turquía felicitó el domingo a la nación de Guinea en África Occidental por su elección, Erdogan aún no ha enviado sus saludos a Biden mientras Trump continúa quejándose, sin pruebas, de que la elección fue robada. Erdogan ha evadido hasta ahora las sanciones por la compra por parte de Turquía del sistema de misiles de defensa aérea S-400 de Rusia. Convenció a Trump de sacar a las tropas estadounidenses de las áreas kurdas en el norte de Siria, una medida que conmocionó a muchos observadores militares y permitió a Turquía enviar sus propias fuerzas a la zona. «El presidente Erdogan: es duro, pero me llevo bien con él», dijo Trump en 2019. Biden, quien anteriormente pidió a Estados Unidos que apoye a los partidos de oposición turcos, podría terminar imponiendo sanciones a Erdogan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here