A la Presidenta de Gobierno Regional de Madrid, Cristina Cifuentes un error le costó su carrera

0
72

(AGENCIAS)

25 de Abril de 2018.- Hasta hace muy poco, la presidenta del gobierno regional de Madrid, Cristina Cifuentes, era vista como una de las figuras políticas con un futuro más prometedor de España.

Su nombre había sonado incluso en la prensa local como posible sucesora del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, como líder del Partido Popular, la formación de centro-derecha de ambos.

Pero Cifuentes, de 53 años, anunció este miércoles su dimisión al frente del Ejecutivo de la región madrileña después de que el portal “OK Diario” publicara que en 2011 fue sorprendida robando dos botes de crema cosmética de un supermercado.

La información iba a acompañada de un video que muestra como Cifuentes, entonces vicepresidenta del Parlamento regional madrileño, es retenida por un agente de seguridad del comercio y se revisan las bolsas con las que lo abandonaba.

Este ha sido un golpe mortal a la emergente carrera política de Cifuentes, que ha atribuido a un “error involuntario” el hecho de que se llevara las cremas sin pagarlas y dice ser víctima de una “campaña de acoso y derribo político y personal”.

Admitió que el video era genuino, pero se justificó: “Me llevé por error y de manera involuntaria unos productos por 40 euros, me lo dijeron a la salida y los pagué”.

Cifuentes ya llevaba semanas en la cuerda floja por otro escándalo.

Maestría “falsa”

Hace unas semanas Cifuentes estuvo también en el centro de un escándalo por las supuestas irregularidades en la concesión en 2012 de un título de máster que obtuvo de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

La prensa española y la oposición al Partido Popular exigieron a Cifuentes que demostrara que no le habían dado el título sin completar el máster.

Cifuentes compareció en la Asamblea de Madrid, el Parlamento regional, y ofreció unas explicaciones que no convencieron a sus rivales del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos, que comenzaron entonces a exigir una dimisión que no ha llegado hasta hacerse pública la supuesta sustracción de las cremas del supermercado.

La semana pasada se dio a conocer que dos firmas del documento que muestra el máster de a Cifuentes habían sido falsificadas. La ya expresidenta de Madrid renunció al título pero responsabilizó a la universidad de cualquier irregularidad.

El escándalo por la maestría también golpeó a la Universidad Rey Juan Carlos, cuyo director del Instituto de Leyes fue suspendido después de que inicialmente apoyó a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

La subdirectora del Instituto había renunciado previamente en protesta por la falsificación de su firma.

La presidenta aseguró que permanecería en el cargo para frenar los intentos de la “izquierda radical” por hacerse con el gobierno de Madrid.

PSOE y Podemos habían anunciado la presentación la próxima semana de una moción de censura contra Cifuentes.

En la conferencia de prensa en la que comunicó su renuncia, Cifuentes aseguró que había planeado anunciarla la próxima semana, pero lo adelantó tras la publicación del video de las cremas.

La dimisión de la dirigente es un golpe para el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, cuyo partido se ha visto salpicado en los últimos años por una serie de escándalos de corrupción.

Para muchos analistas, la figura de Cifuentes se había presentado como una cara nueva que podía contribuir a regenerar la imagen del gran partido del centro-derecha español, hasta el punto de que se especulaba con su próximo salto a la política nacional o incluso al liderazgo del partido.

Rajoy ha dicho que la líder “había hecho lo correcto” al renunciar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here